lunes, 11 de marzo de 2013

Amigos


Ayer por la mañana tuve la oportunidad de ver la VIII Carrera de Joies o, lo que es lo mismo, VIII Carrera de Joyas, que se corría en la playa, sobre la arena.

Según he podido saber, antiguamente, durante las fiestas de San Antonio, era tradición participar en la carrera de caballos que se celebraba en el Camino Viejo de Xàtiva. Los jinetes solían ser jóvenes enamorados que competían para ganar el trofeo: un pañuelo blanco de seda.

Este pañuelo se regalaba a la chica como muestra de amor, de ahí el nombre de la Carrera de Joies. Al asfaltarse los caminos esta tradición desapareció hasta que, hace unos años, un grupo de amigos, aficionados a los caballos, recuperó la tradición y este año se ha vuelto a celebrar.

Después de hacer algunas fotos decidí cambiar de sitio para poder hacer más fotos desde un punto de vista distinto. Justo mientras andaba de un sitio a otro me encontré a este jinete, que más parecía un cowboy de una película del Far West, junto a su caballo. Observándolos me pareció percibir una clara complicidad entre ellos, como la de unos amigos compartiendo secretos.

5 comentarios:

  1. Hola Andrés,

    Tiempo ha, me perdí pero volví, me alegro de reencontrarte y aprovecho la ocasión para felicitarte por la culminación de tu proyecto, no lo hice en su momento, una desconsideración por mi parte.

    La imagen, preciosa, las miradas muy bien evidencian la estrecha relación entre ambos, qué bien la has compuesto y ejecutado con ese procesado de aire antiguo, papel salado, enhorabuena.

    He disfrutado de una gran imagen y he aprendido algo que desconocía gracias a tu introducción, una gran entrada.

    Gracias por acordarte de mi, espero seguir disfrutando de tus trabajos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Fantástico retrato. Es verdad que has captado una especie de momento de complicidad entre los dos miembros de un mismo equipo, y ese tratamiento destacando los rostros ayuda mucho a resaltarlo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Has captado el momento justo, hay mucha complicidad en esa mirado
    el revelado muy acertado
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Creo que has conseguido lo que querías, hay algo muy especial entre ambos, jinete y caballo, algo más que una amistad. La edición es sensacional, Andrés.

    Enhorabuena.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  5. La foto es una auténtica preciosidad, me encanta...Muy buena captura y muy buen procesado...

    Abrazotes

    Noemí

    ResponderEliminar

Amigos que me siguen