lunes, 11 de marzo de 2013

Amigos


Ayer por la mañana tuve la oportunidad de ver la VIII Carrera de Joies o, lo que es lo mismo, VIII Carrera de Joyas, que se corría en la playa, sobre la arena.

Según he podido saber, antiguamente, durante las fiestas de San Antonio, era tradición participar en la carrera de caballos que se celebraba en el Camino Viejo de Xàtiva. Los jinetes solían ser jóvenes enamorados que competían para ganar el trofeo: un pañuelo blanco de seda.

Este pañuelo se regalaba a la chica como muestra de amor, de ahí el nombre de la Carrera de Joies. Al asfaltarse los caminos esta tradición desapareció hasta que, hace unos años, un grupo de amigos, aficionados a los caballos, recuperó la tradición y este año se ha vuelto a celebrar.

Después de hacer algunas fotos decidí cambiar de sitio para poder hacer más fotos desde un punto de vista distinto. Justo mientras andaba de un sitio a otro me encontré a este jinete, que más parecía un cowboy de una película del Far West, junto a su caballo. Observándolos me pareció percibir una clara complicidad entre ellos, como la de unos amigos compartiendo secretos.

jueves, 7 de marzo de 2013

Universidad de Alicante


Biblioteca abarrotada. Cabezas inclinadas sobre los libros, apuntes y pantallas de ordenador, ojos enrojecidos y caras de cansancio son claros síntomas de época de exámenes en cualquiera de nuestras universidades.

Va por vosotros universitarios.

jueves, 28 de febrero de 2013

Tendiendo la ropa




Han pasados muchos días desde que publiqué la última entrada, la que ponía punto final al desafío de publicar una foto diaria durante todo un año.

Desde entonces apenas he hecho fotos; las consabidas fotos durante una escapada para pasar el fin de año y apenas algunas más, principalmente con el móvil como hoy. Durante toda la mañana ha estado lloviendo y, ocasionalmente, ha granizado con furia aunque el granizo no era demasiado grande.

Tampoco he seguido las publicaciones de los muchos fotógrafos que me apoyaron y enseñaron durante todo ese año, al menos no con la frecuencia con la que venía haciéndolo.

Visto que sin un objetivo, una meta, un desafío por delante que me motive, no me levanto del sofá para salir a hacer fotos, la casualidad ha hecho que me diera prácticamente de bruces con esto: #52fotos52tuits

Así que hace unos días solicité incorporarme al grupo y me han admitido (craso error pero ya se darán cuenta). Ya estoy velando armas y dispuesto para empezar mañana a preparar la foto del primero de los temas.

Aunque también es un proyecto a largo plazo, todo un año como el que terminé en octubre pasado, sólo se trata de hacer una foto a la semana y creo que así no acabaré tan saturado como, ahora lo reconozco, estaba al finalizar el anterior.

Espero que con esta nueva motivación este blog vuelva a recobrar el pulso, tome aire y vuelva a andar, paso a paso.

Por cierto, ¿te interesa sumarte al grupo?, ¿no te atrae ese proyecto? Vamos, anímate y dile a la administradora que te haga un hueco: seguro que disfrutamos, que es de lo que se trata.

Amigos que me siguen