jueves, 30 de agosto de 2012

Día 307/365


Ya está aquí, ya está aquí, qué alegría para mí... No, no te confundas, no estoy cantando la canción que la Sra. Potts canta al inicio del festín en la película La Bella y la Bestia (¿esto lo he escrito yo?, mira que soy patético), simplemente me estoy refiriendo a la lluvia, a esa lluvia que ha empezado a caer, aunque sea con cuentagotas, de estas nubes negras que, poco a poco, han ido apoderándose del cielo hasta oscurecerlo por completo y luego iluminarlo con algunos rayos.

Mira que la naturaleza es sabia y, a veces, incluso solidaria. Para hacerme ver que comparte mi estado de ánimo por haberse terminado mis vacaciones y haber vuelto al trabajo, ha sido capaz de traerse unas nubes negras, de las que te hacen pensar que va a caer un verdadero aguacero, acompañarlas de rayos y truenos, y luego dejar en agua de borrajas la ansiada lluvia, es decir, en nada. Apenas unas pocas gotas que sólo han mojado la calle pero que han incrementado, y no poco, el nivel de humedad del ambiente.

Bueno, a todo estoy he sobrevivido al primer de trabajo después de las vacaciones, aunque creo que he terminado con tendinitis en la mano de firmar documentos y más documentos que, nadie sabe cómo, se han ido acumulando durante mi ausencia. Cómo han disfrutado mis compañeras al ver mi expresión conforme iban sacando y poniéndome a la firma la pila de papeles.

Bueno, algo inteligente hice cuando elegí el período de vacaciones; sólo serán dos días de trabajo y enseguida ahí estará el fin de semana. Aunque sólo serán dos días y, de nuevo, vuelta al tajo. Pero seamos positivos, ya falta un día menos para las vacaciones del próximo año.

Título de la fotografía: Amenaza lluvia...

miércoles, 29 de agosto de 2012

Día 306/365


Apenas han pasado dos horas desde que he llegado a casa de vuelta de Riola. He pasado la tarde con Remei i con Pep, su esposo. Nos hemos encontrado enseguida porque he aparcado justo en la plaza donde tienen su casa. Hemos tomado una tónica en Ca Vicent, que no tiene costumbre de sacar mesas a la calle excepto una que tiene justo al lado de la puerta de entrada, y hemos estado charlando de fotografía, de blogs, de relaciones humanas, de nosotros mismos.

Algo me ha quedado claro, clarísimo. Si como fotógrafa Remei es muy buena, creativa, sensible, con una gran visión para la fotografía, como persona es todavía mejor. Algunos detalles que me ha permitido conocer sobre ella apuntan claramente en esa dirección.

Después de la tónica me han llevado en una visita guiada a ver algunos ríncones de Riola; desde el lugar donde se guardan las carrozas de Cenicienta hasta una maravillosa puesta de sol junto al río, pasando por los campos de arroz, extensiones sin fin de verde y amarillo que limitan, por los cuatro puntos cardinales, con el azul del cielo. Otra cosa me ha quedado clara después de esta visita; puede que Riola como pueblo no sea grande, importante, pero tiene mucho que ver y descubrir, y a ello contribuye Remei con su particular visión.

Como el tiempo del que disponíamos era poco y muchas las cosas que ver y descubrir, como el sol se empeña en irse al otro hemisferio cada día más temprano, hemos quedado para próximas visitas en las que exploraremos otras de las muchas posibilidades que ofrece Riola y su entorno.

Y como hoy definitivamente pongo punto final a las vacaciones, como mañana ya volverá a sonar el despertador para que me levante y vuelva al trabajo, llega la hora de poner el punto final a la entrada de hoy. Buenas noches a tod@s y a Remei y Pep, además, muchas gracias por todo. Ha sido un verdadera placer pasar esta tarde con ellos y tener la oportunidad de conocerlos.

Título de la fotografía: El sueño de Cenicienta.

martes, 28 de agosto de 2012

Día 305/365


Hoy hablaré de mañana. ¿Por qué? ¿Hoy no hay nada de qué hablar? Pues sí, sí que hay de qué hablar. Puedo hablar de que no quería que terminaran mis vacaciones sin conocer a ese pedazo de persona y artista que es Remei, cuyo blog Nuevos caminos y obra conocéis todos, así que me he decidido y la he llamado por teléfono. Hemos quedado para mañana por la tarde en ese pueblo del que tanto presume, seguro que con razón, en su otro blog Riola i poc més... 

Así que mañana también tendré de qué hablar, qué contar. La llamada de hoy nos ha dado para presentarnos, hablar del tiempo (Remei también lleva todo el verano quejándose, como yo, del calor sofocante que estamos sufriendo por esta zona), que se regodeara recordándome todo el calor que he pasado por el País Vasco cuando mi intención al ir allí era justamente la contraria, encontrar y disfrutar del fresco que no tenemos por aquí, y quedar para mañana a las seis de la tarde (si alguien más se anima ya sabe la hora y el lugar) para tomar un café, charlar y, si hay oportunidad, hacer alguna foto, aunque sea de recuerdo.

Hoy poco más he hecho. Internet, blogs, periódicos, televisión, redes sociales, han ocupado mi tiempo mientras el ventilador, incansable en su tarea de mitigar el calor, me hacía compañía. Pero hasta del querido ventilador se tiene que separar uno para preparar la foto para el blog y, una vez hecho esto, volver a casa y tomar idéntica postura que el protagonista de hoy, fugitivo también del calor, otra vez delante del ventilador.

Título de la fotografía: La mirada.

lunes, 27 de agosto de 2012

Día 304/365


Empieza la última semana del mes y cada día que pasa está más cerca el final de mis vacaciones. Ahora sí que empiezo a verles las orejas a todos los lobos de la manada: al lobo de la oficina, al lobo del trabajo, al lobo del estrés, al lobo de las prisas, al lobo de los plazos que cumplir,...

Esta tarde he salido a dar una vuelta con la bicicleta. He llegado hasta el Molinell, donde he estado mirando a la gente pescando en la desembocadura del río, a los kite-surfers aprovechar el viento y la poca afluencia de gente en el mar para hacer piruetas, y donde se me ha hecho muy tarde, tanto que cuando he llegado a casa ya era de noche y no llevaba luz.

Después la consabida ducha, la cena y el habitual proceso de publicación de esta entrada. Hoy el tiempo no da para nada más. Hay que apresurarse por si vuelve a fallar el acceso a internet, como ya sucedió anoche.

Título de la fotografía: Agua que no has de beber...

Día 303/365










Visto el éxito que tuvieron el domingo pasado los pimientos rellenos que preparó mi mujer, ya quedamos que para este prepararíamos un par de cazuelas para todos los que estábamos allí, que no éramos pocos. Después de comer, aprovechando que decae un poco el ambiente por aquello de hacer la digestión y la siestecilla, he ido paseando hasta la playa en busca de algún motivo que fotografiar.

Me he llevado la compacta y el teléfono; he ido alternándolos pero la verdad es que he dado prioridad al uso del móvil. He hecho unas cuantas fotografías y las he compartido al momento en Instagram. No me extraña que tenga tantísimos usuarios, millones, dada la facilidad de uso. Abres la aplicación en el móvil, seleccionas hacer una foto, pulsas el disparador, la editas o no, según las preferencias de cada cual, aplicando los distintos filtros, marcos y demás opciones de las que dispone, pones el título (no es obligatorio) y las etiquetas (no es obligatorio) y al instante la tienes en la red.

La mayor dificultad, para mí, es mantener el horizonte recto, sobre todo si tienes ocupada una mano y en la otra sostienes el móvil, mientras estás agachado e intentas componer la imagen a tu gusto y prueba de ello es la segunda foto de la serie, en la que se puede observar cómo el horizonte está un poco caído hacia la izquierda. El hecho de que Instagram imponga el formato cuadrado es algo que a mí no me convence, aunque también tienen su encanto (me recuerdan aquellas fotos cuadradas que hacía con mi Kodak Instamatic 155X) y añade un plus al esfuerzo de componer la imagen.

Sigo interesado en este tema de las redes sociales específicas para compartir fotografías y estoy participando, de forma más o menos activa en Instagram y Streamzoo. Ayer mismo, a través de Pinterest, otra aplicación que permite compartir intereses en la red, vi que Kate Hailey, fotógrafa establecida en Seattle, ha llevado a cabo dos proyectos 365 con su iphone y está en su tercer proyecto. Todas las fotos de estos proyectos las toma y edita con el propio iphone, y se pueden ver en su galeria de Flickr.

En fin, que hoy he decidido cambiar el formato de la entrada del blog y publicar las fotos que he hecho con el móvil, tal cual las he tomado y editado con Instagram. Mañana volveremos al formato habitual... o quizá no, quién sabe.

Nota: Esta entrada corresponde al domingo 26 de agosto, ya que me fue del todo imposible publicarla por problemas de conexión con Blogger y con todos los servicios de google.

sábado, 25 de agosto de 2012

Día 302/365


Hace ya muchos días que lo vengo diciendo, muchos habrán pensado que soy un pesado, es posible que tengan razón, pero más personas opinan como yo: hace mucho calor. Y uno de los posibles remedios es sentarse en una terraza a la sombra y tomarse algo fresco, como puede ser un granizado.

De verdad que no acabo de comprender para qué narices escuchamos y vemos la previsión del tiempo que nos presentan los meteorólogos, porque la verdad es que, al menos por lo que se refiere a esa zona, no aciertan prácticamente nunca. Que dicen que las temperaturas van a bajar... tururú, se mantienen o suben; que nos pronostican lluvia... otra vez tururú, hace lo que por aquí llamamos "un sol que bada les pedres", lo que traducido viene a significar que hace un sol del carajo. El de meteorólogo es de los pocos oficios en los que, aunque te equivoques todos los días, no te echan a la calle.

Hay otros oficios en los que sucede lo mismo y, entre ellos, destaca el de político. Por mucho que se equivoques no los despiden, por mucho que hundan la empresa (que es de todos nosotros), haciéndonos ver que su intención es reflotarla y hacer que dé beneficios, ahí están.

Bueno, lo anterior era una broma... me refiero a lo de los meteorólogos, claro; lo cierto es que considero que son unos grandes profesionales que tienen que vérselas con una ciencia que no es exacta.

Título de la fotografía: Refrescándose.

viernes, 24 de agosto de 2012

Día 301/365


Dicen que las huellas dactilares de una persona son distintas de las de cualquier otra, ello debe ser así cuando se utilizan para, entre otras cosas, cargarle el muerto al responsable de que el vivo haya pasado a ser "la víctima". Pero lo importante no es que son distingan de las demás, lo importe es la huella que dejamos cada uno de nosotros en los demás, en el mundo.

Título de la fotografía: Dejando huella.

Día 300/365


No comment. Hemos suspendido el servicio por vacaciones. Mañana más.

Título de la fotografía: Mirando de frente.

jueves, 23 de agosto de 2012

Día 299/365


He tenido que suspender durante unas horas las vacaciones para atender algunas cuestiones relacionadas con el trabajo. Como he llegado con un poco de antelación he aprovechado para ver a algunos compañeros de trabajo; con pantalón corto, chancletas y una amplia sonrisa en mi cara quedaba claro que yo todavía estoy de vacaciones, así que quienes ya han vuelto de las suyas me miraban con un poco de envidia y los otros, los que todavía no han disfrutado de las suyas, me miraban con lástima pensando "pringado, qué poco te queda de disfrutar".

El resto del día lo he dedicado a haraganear, a ver fotos, a leer la prensa, a ver más fotos, ver blogs, hasta que hemos ido a hacer una visita a unos amigos de los que ya hace tiempo no teníamos noticias. La intención era ir en la moto pero pensar en ponerme el casco, con este calor, ha sido decisivo para optar por el coche, con el climatizador, a pesar de los problemas para aparcar en la playa.

Después hemos pensado que sería una buena idea darle vacaciones a la cocinera, así que nos hemos quedado a cenar en la playa y después nada como un de turrón. Para terminar, un corto paseo para bajar la cena.

Título de la fotografía: Big Crash!

martes, 21 de agosto de 2012

Día 298/365


Otro día más. Otro día menos. Y así van pasando los días. Una sucesión de días sin agobios de ningún tipo, excepto el calor (lo tenía que decir). Así debería ser siempre (pero sin tanto calor).

He estado jugueteando la mayor parte del día con el último gadget que me he agenciado. Tengo que reconocer que me encanta la teconología, cualquier tipo de aparato electrónico me engancha... soy lo que podría definirse como un friki tecnológico.

A quien no parecen importarle los gadget, sean del tipo que sean, es al señor de la fotografía, ahí repantingado en el banco tomando el sol sin camisa, aprovechando el fresco que sube del río. Ummm. envidia es lo que me provoca :)

Título de la fotografía: Disfrutando de la jubilación.

lunes, 20 de agosto de 2012

Día 297/365


Lunes. Sigo de vacaciones acompañado, como viene siendo habitual, por un calor húmedo que provoca la necesidad de ducharse cada día y no sólo una vez... y yo me pregunto: ¿así cómo vamos a poder economizar ese recurso tan escaso que es el agua? Vaya desperdicio de recursos hídricos, con la falta que hacen en muchas zonas. Pero quede claro, no quiero malentendidos a este respecto, que no me molesta ducharme ;-)

Esta mañana he estado atendiendo el movimiento generado por la publicación de algunas de las fotos que he publicado en Instagram y en Streamzoo; lo cierto es que en cuanto empiezas a interesarte por algún tipo de fotografía o tema en particular y haces algún comentario o, simplemente, muestras tu aprobación (el conocido "me gusta") a alguna de esas fotos empiezas a recibir comentarios respecto a tus propias fotografías; está claro que aquí funciona a la perfección el quid pro quo.

He empezado a seguir en Streamzoo fotos en procesadas en blanco y negro (conocida es mi afición por el b&n) y se publican algunas realmente buenas (bajo mi humilde opinión). Pero no acabo de creerme que algunos de esos procesados se hayan hecho sólo con un smartphone; me da que el revelado y procesado de muchas de esas fotografías se han hecho en un ordenador con las habituales herramientas de edición (PS y similares) y luego se han subido a la red.

Por cierto, en estas redes los perros y gatos campan a sus anchas (ayer publiqué tres fotos del gato de mi sobrina y una foto de Leia, mi perra, que creo que son las que más "me gusta" tienen de las que he subido a la red). También he observado que los amaneceres y atardeceres también tienen un papel destacado, así como los retratos y autoretratos. Y las fotos de escenas marínas tomadas directamente con los móviles suelen tener el horizonte torcido, algo que nos molesta y no poco a muchos de nosotros.

Pasada la mañana, esta tarde hemos aprovechado para ir a hacer algunas compras, a cubrir algunas necesidades y darnos algún que otro capricho, también. Para variar, el del capricho he sido yo XDDD.

Título de la fotografía: Café para todos.

domingo, 19 de agosto de 2012

Día 296/365


Hemos pasado el día en la casa de mis cuñados; me lo he pasado en grande y reído de lo lindo. Además, he estado haciendo fotos con el móvil para ir probando tanto el Instagram como el Streamzoo, las dos redes sociales en las que ya he comentado que me he creado un perfil.

Pero más allá de las fotos lo realmente importante ha sido la compañía y cómo lo hemos pasado. Unos han comido paella, otros pimientos rellenos que preparó ayer mi esposa, y alguno ha probado los dos platos. Después sandía y ya para terminar el helado.

Ya hemos quedado para repetir el próximo domingo, así que tendré que ir reservándome para ese día y dedicándome a comer pechuga y ensalada a lo largo de la semana.

También nos hemos dado una vuelta por un mercadillo que montan los domingos en la playa; muchos puestos ropa al montón, gafas, relojes, juguetes, abalorios, más ropa, bolsos de imitación, más ropa también de imitación, ...¿qué pasa que se van?... la policía local hace acto de presencia... la policía local que ya no está... vuelta a la normalidad.

Por cierto, también habían puestos que vendían aparatos de aire acondicionado portátil, de varios tamaños y de muchos colores. Para muestra los que aparecen en la foto.

Título de la fotografía: Los abanicos son para el verano.

sábado, 18 de agosto de 2012

Día 295/365


Después de ir a comprar algunas cosas que hacían falta en casa, he seguido investigando por internet las distintas opciones para compartir fotografías y otras clases de documentos, enlaces, etc. Como ya comenté ayer me he creado perfiles en Instagram y en Pinterest, y hoy le ha tocado el turno a streamzoo, otra aplicación para el móvil con la que puedes tomar fotos y compartirlas, aunque también tienes la posibilidad de publicarlas a través de la propia web de Instagram, cosa que no puedes hacer con Instagram.

He hecho algunas fotos así, a bote pronto y sin ninguna pretensión, con el móvil para probar el servicio; también he revisado las fotos que tenía en el ordenador para probar a compartir alguna de estas y el resultado ha sido satisfactorio. Pero todas estas plataformas, como cualquier otra (blogs, facebook, twitter, etc.) necesita de algo fundamental y que es lo que da sentido a todo: gente con la que compartir las fotografías, que te conozcan, te sigan y, lo más importante, que opinien sobre ellas.

Y revisando las fotos me he encontrado con esta que hice en la catedral del Buen Pastor, de San Sebastián. Me quedé alucinado al encontrarme con este monaguillo que en realidad es un cepillo para recoger las limosnas o donativos de la gente; hacía ... no soy capaz de recordar los años que no había visto uno, de hecho ya ni los recordaba, a pesar de que hace años, bastantes, era frecuente encontrarlos en cualquier iglesia.

Así que he optado por publicar esta foto en detrimento de alguna de las que he hecho hoy para probar, como ya he comentado, otras vías para compartir fotos.

Título de la fotografía: Una limosna, por caridad.

viernes, 17 de agosto de 2012

Día 294/365


La solución a la disyuntiva planteada anoche, salir hoy a caminar o ir al mercado, se ha resuelto en favor de la caminata. A ello ha contribuido que mi hermana, con quien estoy saliendo a caminar y a la que ayer no advertí de la posibilidad de que hoy tuviera que salir sola a caminar, ha pasado a por mí.

Esta mañana he estado trasteando por internet, mirando distintas redes sociales y leyendo publicaciones de diversos bloggeros que han migrado a alguna de esas redes, unos abandonando sus bitácoras y otros compatibilizando ambos medios. Este súbito interés ha venido provocado por la lectura de un par de artículos en el periódico El País, ambos sobre la red social Pinterest (aquí uno y aquí el otro, y también este).

Soy de los que suelen ir un tanto rezagado, por no decir a remolque, en estas cuestiones. Cuando todo el mundo tenía tuenti yo no sabía ni que existía, cuando ya era imposible encontrar a alguien no usara facebook todavía andaba yo por ahí sin saber ni comprender qué era y, aunque ya sé qué es y tengo creado un perfil en esa red, sigo sin terminar de comprender su funcionamiento.

Bueno, la cuestión es que ya me he registrado en Pinterest y allí he empezado a colgar, en los tablones que he creado, cosas que me gustan, la mayoría relacionadas con la fotografía. Pero no ha sido esto todo, es que también me he descargado e instalado Instagram en el móvil y me he registrado. Mi hijo dice que la gente que utiliza Instagram parece cortada con el mismo patrón y que las fotos tienen todas el mismo aspecto; lo cierto es que no anda desencaminado, aunque no se puede generalizar puesto que también hay trabajos realmente buenos. Es cierto que, viendo las fotografías que ahí se publican, se observa que muchas de ellas tienen cierta semejanza en su aspecto, pero hay que considerar que muchos de los que publican allí sus fotografías simplemente lo hacen por compartir imágenes de los sitios en los que han estado, la gente con la que se relacionan, sin más pretensiones; otros, sin embargo, sí utilizan esa red como plataforma para mostrar fotografías realmente creativas, trabajos con muchísima calidad que firmarían verdaderos profesionales.

Sea como fuere ya se me ha olvidado porqué he empezado a hablar de esto, divago de tal forma que yo mismo termino liándome. Y para no liarme más voy a dejarlo aquí.

Título de la fotografía: Pintando la vida en colores.

jueves, 16 de agosto de 2012

Día 293/365


Jueves. Justo en mitad de la semana. Mañana día de mercado. Todavía no he decidido si me levantaré para ir a caminar o para ir al mercadillo a hacer alguna foto. Si me voy a caminar se me hará tarde para ir al mercadillo cuando los puestos están recién arreglados porque la ducha, al volver del paseo, es inevitable y también el desayunar algo; si voy al mercadillo tendré la oportunidad de ver a los compradores más madrugadores en los puestos de frutas y verduras, las de mayor colorido, sin el agobio que suponen el calor que seguro hará más tarde (el pronóstico del tiempo es que todavía suban un poco más las temperaturas) y la cantidad de gente se agolpará entre los puestos.

Una posible solución es levantarme más temprano de lo habitual cuando salgo a caminar, pero eso supone un madrugón que, estando de vacaciones, no me apetece demasiado. En fin, conforme me despierte mañana  ya decidiré qué hacer.

Esta mañana he pasado la ITV de mis ojos; me la han aprobado para seis meses más así que vamos a aprovechar este sentido de la vista que tan necesario es para todos en general, pero más todavía para quienes, como nosotros, son aficionados a la fotografía, a salir con una cámara a descubrir, redescubrir en la mayoría de las ocasiones, la belleza y también la fealdad del mundo en que nos movemos.

Título de la fotografía: Constelación Confetti.

miércoles, 15 de agosto de 2012

Día 292/365


15 de agosto. Fiesta para todos aquellos que no están de vacaciones. Para los que estamos ya de vacaciones un día más de descanso y uno menos para volver al trabajo. Hoy suele ser un día de mucho tráfico desde y hacia la costa mediterránea; muchos vuelven a sus casas después de disfrutar de unos días de sol y playa, mientras otros salen de las suyas para venir aquí a empaparse de sudor y sumergirse en el mar, para buscar un sitio libre donde poner la sombrilla, extender la toalla y tumbarse al sol hasta ponerse rojos como gambas a la plancha.

No he salido a caminar; es fiesta de guardar :-), además ayer me acosté un poco tarde y quizá, tal vez, algo achispado por el vino y el pacharán. Esto antes no pasaba; un par, quizá alguno más, de vasos de vino y un pacharán no tenían los efectos que tienen ahora sobre este cuerpo serrano.

He aprovechado la tarde, como alguno habrá podido observar, para ponerme al día con el blog. Repasando las fotos que he hecho durante los días que he estado de viaje he observado que muchas de ellas, afortunadamente, no son las típicas fotos turísticas,de esas que se hacen estando de vacaciones cuando llegas a algún sitio en el que nunca has estado y empiezas a visitar todos esos lugares que te dicen en las correspondientes oficinas de turismo, aunque también las hay.

En fin, que haciendo balance, y para ser sincero conmigo mismo, he de reconocer que lo he pasado bien; me he divertido, he visto lugares en los que no había estado y que sólo había visto con los ojos de otros, he tenido la oportunidad de fotografiarlos como yo los he visto; he comido, bebido y reído; he andado hasta dolerme los pies y pasado calor (mucho más del que hubiera querido), y me he quedado con ganas de más, de mucho más... así que habrá que ir pensando ya en cómo satisfacer esas ganas.

Ahora, una vez puesto al día con el blog, sólo me queda ponerme al día con lo publicado por todos esos fotógrafos bloggeros a quienes sigo, admiro y de quienes intento aprender.

Título de la fotografía: Somera 8.

Día 291/365


Hoy sí que me he levantado cuando ha sonado el despertador y he salido a caminar. Han sido 55 minutos de caminar a un ritmo alegre, muy alegre, que nos han llevado a la ropa, empapada, a la lavadora y a mí, empapado también, a la ducha.

Después ha sido el momento de desayunar. Una tostada de pan de centeno con aceite y un par de lonchas de jamón york y un vaso de mate para acompañar. Sí, ayer preparé una infusión de mate, una yerba que compramos en una tienda que vimos paseando por Donostia y que resultó ser de una cadena perteneciente a una especie de comunidad religiosa que tiene una de sus fincas precisamente en Donostia y otra en Irún. Al entrar, una de las mujeres que atiende nos ofreció probar la infusión que tenían allí preparada; nos estuvo explicando los beneficios que se derivan de su consumo y terminamos comprando un paquete para preparar la infusión cuando estuviéramos en casa.

Al salir nos ofreció y entregó un ejemplar de la publicación gratuita de su comunidad que, al menos por su aspecto exterior, recuerda mucho a las publicaciones de los testigos de Jehová. Cuando llegué al hotel tuve curiosidad por saber algo más de esta gente y, para saciarla, nada como internet y el bendito San Google que todo lo encuentra. Pues resulta que esa comunidad está considerada, en algunos sitios, como una secta. Por si alguien está interesado aquí tiene el enlace a su página web.

Para terminar el día hemos cenado en la terraza. Hemos quedado con mi hermana y mi cuñado y hemos cenado todos juntos (ya nos echábamos de menos después de estar toda la semana pasada juntos :-P). Hemos disfrutado de unas tapas y pinchos que hemos preparado a medias y nos hemos bebido una botella de txakoli; para terminar un pacharán fresquito que ayuda a hacer la digestión (¿así cómo voy a perder los kilos que me sobran?).

Título de la fotografía: Distorsiones.

P.D.: Esta entrada corresponde al martes 14 de agosto de 2012.

Día 290/365


Ha sonado el despertador a las 7:30 de la mañana; la intención era salir a caminar durante una hora, como hice algunos días antes de salir de viaje, pero el cuerpo ha dicho que hoy no era día para levantarse temprano, así que he decidido hacerle caso y quedarme en la cama.

Hoy ha sido un día de transición desde no sé qué o dónde hasta tampoco sé qué o dónde; lo único que me ha quedado claro es que no me apetecía hacer nada, sólo dejar pasar el tiempo. Y como las vacaciones son para, entre otras muchas cosas, no hacer nada pues eso es justamente lo que he hecho: nada.

El ordenador es el único que no tiene descanso. Porque no hacer nada supone, al menos para mí, pasar mucho tiempo delante de él surfeando por la red, sorprendiéndome a cada momento de lo que por ahí se puede encontrar.

El resto del día ha sido todo haraganear hasta que, ya por la noche, hemos salido para ir a la playa a dar una vuelta y cenar, porque las vacaciones son para todos y preparar la cena también es trabajo.

Título de la fotografía: Compartimentos estancos.

P.D.: Esta entrada corresponde al lunes 13 de agosto de 2012.

Día 289/365


Anoche, después de cenar, me quedé roque en el sillón frente al televisor. Además de las horas pasadas ayer al volante del coche, sin duda alguna el ambiente creado por el aire acondicionado tuvo un papel importantísimo.

Hoy no he tenido ninguna gana de salir, así que me he pasado el día en casa, frente al ordenador, poniéndome al día de lo acontecido en el mundo durante estos últimos días en que me he despreocupado un poco de él, así que ya he visto que todo sigue igual o peor, con el fuego haciendo estragos a lo largo y ancho del país.

Título de la fotografía: Jugando en el agua.

P.D.: La foto corresponde al domingo 12 de agosto.

Día 288/365


Es nuestro último día en el País Vasco. En cuanto ha sonado el despertador me he levantado, he cogido la cámara de fotos y he hecho esta fotografía desde la ventana de la habitación. No he hecho ninguna otra foto a lo largo del día ya que el tiempo se nos ha ido preparando la maleta, desayunando y conduciendo casi 700 Km. hasta casa.

El viaje se ha hecho pesado por el calor, repetidamente mencionado a lo largo de estos días; cuando pienso que una de las razones para ir al País Vasco era poder disfrutar de un poco de fresco y dejar atrás, al menos durante unos días, el calor pegajoso que nos acompaña cada día en casa me dan ganas de reír. No ha habido ni un sólo día que la temperatura haya bajado de 30º, que no haya pasado calor por la noche porque ni entonces refrescaba. Todo el mundo nos comenta que esto no es habitual, de hecho, el calor empezó justo el día que llegamos y las previsiones apuntan que, en cuanto salgamos de aquí, el tiempo empeorará y las temperaturas bajarán, como mínimo, 7º: A BUENAS HORAS CALZAS VERDES :-D

Pero, a pesar del calor, lo hemos pasado bien, hemos disfrutado del paisaje, de la comida y de la bebida, de los pintxos y del txakoli y del patxaran, de los monumentos que hemos visitado, de la Playa de la Concha, del Guggenheim, de iglesias y catedrales, de calles empedradas en cascos antiguos, ...

Por cierto, ya de regreso a casa a alguien se le ha ocurrido que podríamos parar a ver Tudela, la segunda ciudad en importancia de Navarra y allí que hemos ido. La entrada ha sido un poco extraña, no sé si por las indicaciones del gps o porqué, pero hemos ido a parar en el casco antiguo de la ciudad, en una calle empinada, desde la que hemos ido paseando por sus callejuelas hasta la catedral. Al salir hemos intentado encontrar la oficina de turismo siguiendo las indicaciones señalizadas pero no ha habido forma, así que de vuelta al coche para seguir camino y aprovechar para hacerle bromas a quien ha propuesto la visita a costa de este visita relámpago a "la segunda población en importancia de Navarra".

Por cierto, el viaje bien, sin ningún problema.

Título de la fotografía: Gurutze - Oiartzun.

P.D.: La foto corresponde al sábado 11 de agosto de 2012.

Día 287/365


San Sebastián. Alameda del Boulevard. Mediodía. Un calor que no esperábamos nos obliga a ir buscando la sombra continuamente. Acabamos de salir de la única oficina de información que hay en Donostia, donde hemos sudado (literalmente) la camiseta, ya que la gente se apelotona allí dentro esperando a sacar el consabido mapa turístico de la ciudad de la única máquina que hay para ello y evitar tener que hacer cola para conseguir información de la ciudad. Este es, sin discusión, el país de las colas.

Aprovechando la sombra que ofrecen los árboles se han situado diversos artistas que muestran su arte en la calle a los transeúntes que por allí pasan, que no son pocos entre turistas y donostiarras. De entre ellos destaca el de la foto por el instrumento del que se sirve y las notas que es capaz de obtener.

Tengo que comentar que aquí he encontrado, por fin, algo que hace tiempo que iba buscando en distintas tiendas. Una taza para preparar té que lleva tapa e infusor (cedazo dirían los de mi pueblo). Hemos entrado en una tienda de artículos para el hogar perteneciente a una conocida cadena donde otra clienta, al escuchar lo que iba buscando, me ha indicado una tienda cercana dedicada a la venta de cafés, tés y artículos para su preparación y consumo. También he comprado té verde aromatizado y roiboos.

Título de la fotografía: Artista callejero.

P.D.: La foto corresponde al viernes 10 de agosto de 2012.

jueves, 9 de agosto de 2012

Día 286/365


Seguimos en el País Vasco. Esta mañana hemos salido del hotel para ir hasta San Juan de Luz, primero, y a Biarritz, después. Ambas localidades preciosas, pero Biarritz es realmente espectacular.

Así que allí hemos pasado el día; de vuelta hacia el hotel hemos pasado por Hendaya y por Hondarribia; aquí hemos parado en un supermercado de una conocida marca donde hemos comprado algo de fruta, un par de botellas de chakolí y una de pacharán.

Después de una reparadora y refrescante ducha en el hotel, pues el día ha vuelto ha ser muy caluroso, hemos ido a cenar al bar de un chaval que conocimos ayer mientras cenábamos. La cena bien, como no podía ser de otro modo, puesto que aquí se come bien, de hecho se come muy bien.

Vuelta al hotel para publicar la foto de hoy mientras me tomo un pacharán, aprovechando que ya no tengo que conducir hoy. El día ha sido gratificante, casi me atrevo a decir que podría acostumbrarme a esto y cambiar once meses de trabajo y uno de vacaciones por once de vacaciones y uno de trabajo, con las mismas retribuciones que tengo ahora, por supuesto.

La foto de hoy es un detalle del monumento dedicado a la memoria de los caídos por Francia en las dos guerras mundiales que he visto en Biarritz. A ver si el hombre aprende de una vez de sus errores y es capaz de no repetirlos.

Título de la fotografía: No llores, mamá.

miércoles, 8 de agosto de 2012

Día 285/365


Estamos en Oiartzun. Hemos salido esta mañana de Bilbao y nos hemos venido a San Sebastián, donde hoy hace un calor infernal. Y pensar que creíamos que aquí, en el País Vasco, haría algo más de fresco... pues mi gozo en un pozo: esto no hay quien lo resista.


El tráfico en Donostia es caótico, los atascos son la norma, y no se encuentra un sitio libre donde aparcar ni de causalidad; al final hemos conseguido aparcar donde Jesús perdió las alpargatas.

Después de comer hemos ido a pasear y a ver la Playa de la Concha. Muy bonita... pero para la gente que, como nosotros, tiene 12 km. de playa de arena blanca no es nada extraordinario; pero sí, es bonita y ese islote a la entrada queda muy bien.

Después nos hemos venido hasta Oiartzun, donde nos alojamos. Cervezas en la terraza del hotel y luego a pasear por esta barriada, porque al final resulta que no estamos dentro de Oiartzun ciudad, sino en un barrio. Encontramos sitio para cenar y nos tomamos una botella de txacoli; después, para rematar un par de pacharanes.

Menos mal que no tengo que conducir...

Título de la fotografía: La txapela es la seña de identidad.

P.D.: Sigo sin poder editar las fotografias. ¿Será la web de Picasa o será el pacharán? La respuesta correcta es "la web de Picasa" ;-)

martes, 7 de agosto de 2012

Día 284/365


Seguimos en Bilbao. Esta noche pasada ha sido horrible ya que prácticamente no hemos podido dormir. Lamentablemente el hotel no cumple con lo esperado; las paredes parecen más bien paneles de papel y se oye todo lo que sucede en las habitaciones contiguas; sumad a esto el hecho de que esté ocupada por una pareja joven con ganas de marcha y poderío físico, que además ella tiene una voz que ya quisiera más de una soprano, y podréis imaginar porqué no he podido conciliar el sueño. Al final, para rematar la faena, ella se pone a cantarle como si fueran las doce del mediodía y no las cinco de la mañana; vamos, que ha sido como ver, sin quererlo, a una película porno de las que emitía Canal+ en codificado, pero aquí sin pantalla, sólo con el sonido (y digo yo, esto no es ver sino escuchar, aunque nosotros no escuchábamos, sólo oíamos sin querer).

Bueno, dejando de lado este tema, decir que Bilbao nos está gustando mucho. Esta mañana hemos estado en Getxo, viendo el puente Bizcaia sobre la Ría de Bilbao, paseando por su casco urbano y luego hemos cruzado hasta Portugalete, para ir paseando hasta Santurtzi, donde ya hemos comido.

Luego vuelta a Bilbao con el metro para cruzar el Zubizuri (pasarela de Calatrava) y subir con el funicular de Artxanda hasta arriba del monte; las vistas de Bilbao espectaculares. Hemos estado un rato haraganeando por allí arriba y vuelta al hotel.

Después de tapeo por Bilbao, bueno más bien de pintxos por las tabernas del casco viejo. Vaya ambiente hay por esa zona en cuanto empieza a anochecer.

En fin, aprovechemos estos momentos y disfrutemos mientras podemos; ya vendrá el Sr. Montoro a amargarnos la existencia y darnos sus particulares clases de economía.

Título de la fotografía: Clase de economía aplicada.

P.D.: La foto está tal cual ha salido de la cámara; como está en formato raw no la he podido procesar con las herramientas de edición básica que Picasa ofrece on-line. Pero pienso que tampoco es cuestión de obsesionarse con este tema estando, como estoy, de vacaciones para disfrutar.

lunes, 6 de agosto de 2012

Día 283/365


Estamos en Bilbao. Esta mañana hemos salido de Zaragoza hacia Bilbao, a donde hemos llegado sin ningún contratiempo y destacando sólo los numerosos radares que hay instalados en la autopìsta al llegar al País Vasco.

Una vez hemos dejado el coche en el garaje del hotel hemos salido, provistos del plano de la ciudad, a recorrer el casco antiguo. Realmente bonito, puesto que los edificios dejan muy claro que Bilbao ha sido una ciudad donde el dinero no escaseaba, o eso deja entrever las fachadas de los edificios, el señorío que se desprende de ellos.

De allí, bordeando la ría, hasta la pasarela diseñada por Calatrava (parece que tenga hecho un molde porque todas se parecen) y que ha tenido que ser objeto de algún retoque para que la gente no se rompiera la crista al cruzarla en invierno porque resbalaba muchísimo, hasta el Guggenheim, que este sí es realmente espectacular.

En fin, todo el día andando de aquí para allá, paseando, disfrutando de esta ciudad que, todo sea dicho, me encanta. Mañana continuaremos tratando de descubrir algunos de sus lugares más interesantes.

Título de la fotografía: Puente de la Salve.

domingo, 5 de agosto de 2012

Día 282/365


Estoy en Zaragoza; ayer por la noche estábamos cenando y comentando a qué hora saldríamos el lunes hacia Bilbao. Considerando que hay unos 700 km hasta allí, uno opinaba que a las 7 de la mañana, otro que era demasiado pronto, otro que muy tarde y al final decidimos, sin pensarlo demasiado, que mejor salíamos mañana (por hoy, domingo) y parábamos en Zaragoza.

Dicho y hecho. Visita a la página de booking.com y reserva de hotel hecha. Y hoy maletas al coche y a las 14:30 en Zaragoza. A comer y luego a hacer turismo, que para eso hemos venido.

He estado haciendo fotos, como no podía ser de otro modo, y tengo muy claro qué foto publicar pero la red wi-fi del hotel en el que estamos, de la cadena Husa Hoteles, no me permite subir la foto, así que la dejo pendiente y en cuanto me sea posible la publicaré.

Título de la fotografía: Dios ¿Estás ahí?

P.D.: Disculpad la calidad del procesado pero el Picasa a través de la web no da para mucho más. Pensad que lo que importa es la intención.

sábado, 4 de agosto de 2012

Día 281/365


Sábado, sabadete, camisa nueva y... ¿cómo seguía?. Qué mas da como siga, cada uno que haga lo que quiera mientras pueda, quiera y lo dejen.

De momento yo repetiré lugar y compañía para cenar. El lugar será la terraza y la compañía será la misma que anoche, así que la diversión y el buen rollo está asegurado. Tenía intención de preparar algunos mojitos después de cenar pero no he podido encontrar ron Havana en el supermercado, así que tendremos que pasar sin el mojito y conformarnos con mistela :-)

En cuanto he visto este escaparate con los maniquís desnudos y a la venta he tenido claro que iban a ser los protagonistas de la fotografía de hoy. La pongo con toda la intención y en clara referencia a la situación en la que se encuentran demasiados trabajadores.

Título de la fotografía: En cueros y a la venta.

viernes, 3 de agosto de 2012

Día 280/365


El hecho de estar de vacaciones hace que el viernes no tenga ninguna significación especial, ya que el fin de semana será tan sólo una prolongación de esos días de descanso.

He empezado como los días pasados, con una caminata de una hora con mi hermana. La falta de costumbre ha provocado que un par de uñas se me estén amoratando y no comprendo porqué. Después la consabida ducha y a leer un rato, a ponerme al día de las noticias, de las malas noticias aunque algunos quieran dar la impresión de que aquí no pasa nada, de que todo va bien.

Ya por la tarde a pasear con la cámara, mi compañera de todos los días. Hoy nos hemos tomado las cosas con relativa tranquilidad, como se las toman otros muchos sentados en el parque bajo la sombra de los árboles en amigable charla.

Ahora de tapeo casero. Hemos preparado unas tapas, sacado unas cervezas y una botella de vino blanco, encendido la barbacoa y a la terraza a aprovechar el tiempo.

Buen fin de semana.

Título de la fotografía: Charlando en el parque.

jueves, 2 de agosto de 2012

Día 279/365


Después de salir esta mañana a caminar durante una hora vuelta a casa, ducha, a la peluquería a cortarme los pocos pelos que me quedan y de nuevo a casa. El e-book me hace compañía durante el resto de la mañana para terminar la lectura del libro que hace ya algún tiempo me recomendó el compañero Luis, Inés y la alegría. Me ha gustado a pesar de que en algún momento me ha parecido un tanto folletinesco,  demasiado edulcorado. Ya tengo a punto el siguiente libro de la serie, El lector de Julio Verne, que también me recomendó Luis, aunque es posible que antes dedique algunos días a cambiar de tema, quizá algo de literatura fantástica.

 Aunque para literatura fantástica la que llevamos leyendo ya algún tiempo cuando leemos las declaraciones de nuestro presidente del gobierno, del presidente del Banco Central Europeo y de otros dirigentes.

Menos mal que Draghi iba a solucionarnos el problema de la prima de riesgo y, por ende, a salvarnos la vida, o sea del rescate, porque si nos hubiera querido hundir no lo podría haber hecho mejor. Y Rajoy mostrándose satisfecho de las palabras de Draghi que han hecho caer la bolsa y dar un salto a la prima de riesgo, eludiendo decir si va o no a pedir el rescate de nuestra economía.

Así que visto lo visto y leído lo publicado creo que va siendo hora de sacar en procesión a todas las vírgenes que tengamos por ahí no para pedir que llueva, que tampoco vendría mal, sino para pedir que los inversores se crean que las medidas adoptadas darán buen resultado y que no continúe subiendo la prima de riesgo porque nos hundiremos irremediablemente, lo que supondrá todavía más y mayores recortes; también puede ser el momento de sacar los rosarios, quienes tengan, a ver si rezando algunos de sus misterios se consigue el milagro de evitar el rescate y todos sus perniciosos efectos.

Mucho me temo que todo esto terminará como el rosario de la aurora, a bofetadas como mínimo, a porrazos lo más probable si la gente se echa a la calle a protestar, pero de un modo u otro seguro es que los de siempre terminaremos muy jodidos.

Título de la fotografía: El rosario de la aurora.

miércoles, 1 de agosto de 2012

Día 278/365


A las 7:00 me he levantado para ir a caminar. He salido con mi hermana y hemos ido hasta la playa ida y vuelta. A pesar de ser temprano cuando he vuelto a casa estaba empapado de sudor, así que una ducha refrescante y listo. Este ha sido el primero de los días dedicado al propósito de perder algún que otro kilo durante estas vacaciones, propósito difícil de cumplir porque las cervecitas, las tapas, los helados y otros caprichos se alían todos en mi contra.

A media meñana he bajado a inflar las ruedas de la bicicleta y quitarle el polvo. Cuando he subido estaba otra vez empapado; más que el calor es la humedad ambiental que, aún sin hacer nada, provoca que estés contínuamente mojado.

He tenido que ir a la playa al mediodía y he pensado que volvería antes yendo en bicicleta en pantalón corto y chanclas que vistiéndome, yendo al parking a por la moto, ponerme el casco y toda la parafernalia, así que allá que he ido en bicicleta. Como no podía ser de otro modo, al volver a casa estaba otra vez para duchar.

Y a esto se ha reducido prácticamente este miércoles, a sudar y ducharme, a sudar y refrescarme. Creo que esta será la segunda noche, este verano, que iré a dormir a la sala de estar con el aire acondicionado; de otro modo dudo que pueda conciliar el sueño.

Título de la fotografía: Calle Abadía.

Amigos que me siguen