lunes, 15 de octubre de 2012

Día 353/365


Pues sí, al final ha tenido que ser el último día. Hoy he terminado de resolver los supuestos del cursillo que tenía que entregar como máximo hoy mismo. Lo dicho, algún día tendré un disgusto por esperarme hasta el último momento para hacer las cosas.

Y mientras yo estaba calentándome la cabeza uno o varios niños y niñas estaban jugando en la calle al que aquí conocemos como "pago", un juego de toda la vida que, por lo que he podido ver, todavía sigue ocupando el tiempo libre de algunos niños y niñas.

Como he venido observando en las salidas que llevo haciendo durante este último año, son las calles del casco antiguo, las que no tienen mucho tráfico, las que más presencia infantil tienen y ese hecho se pone de manifiesto viendo pintados en el suelo dibujos como estos.

Vuelvo a echar de menos aquellos tiempos de mi infancia jugando en la calle, yendo a la montaña a jugar a la guerra tirándonos piedras unos a otros (pero no echo de menos los chichones), jugando a la pelota en mitad de la calle utilizando las puertas como porterías, corriendo como alma que lleva el diablo cuando salían los dueños de las casas cuyas puertas utilizábamos de porterías. Al menos quedan los recuerdos, los buenos recuerdos.

... 4...

Título de la fotografía: Juegos infantiles. El pago.

2 comentarios:

  1. Recuerdos de infancia que quedaron atrás hace mucho tiempo pero que aún respiran en nuestro interior.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Bien vista, me gusta el formato escogido y las texturas. Saludos.

    ResponderEliminar

Amigos que me siguen