viernes, 21 de septiembre de 2012

Día 328/365


Algunos oficios que creía desaparecidos desde hace años siguen, para mi sorpresa, desarrollándose; quizá la situación que viven demasiadas personas ha contribuido a ello.

No hace muchos días me sorprendía escuchando en la calle el silbido de un afilador anunciando sus servicios, ofreciéndose a afilar cuchillos y tijeras.

Otro de estos oficios es el de limpiabotas, aunque es cierto que no es, en absoluto, nada frecuente encontrarse a alguien ocupado en este oficio, trabajo tan digno como otro cualquiera pero que siempre me ha provocado que se me encogiera el alma al ver a alguien trabajando en él. Estar a los pies de alguien limpiando y abrillantando sus zapatos siempre se me ha representado como una forma de servilismo, una forma de sometimiento.

Lo cierto es que, con la situación económica que nos está tocando vivir, oficios que parecían olvidados vuelven a recuperarse como, por ejemplo, otro relacionado con el calzado: el de zapatero. La necesidad de prolongar la vida de los zapatos, dado su precio y las estrecheces económicas que dificultan su compra, hace que se vuelva a requerir los servicios de un zapatero para cambiar medias suelas, tacones, plantillas y demás, con lo que estos profesionales han vuelto a tener trabajo como hacía tiempo no tenían.

Con seguridad veremos cómo otros oficios surgen del pasado conforme la necesidad vaya apremiando.

Título de la fotografía: ¿Limpio, Señor?

4 comentarios:

  1. Me gusta esta imagen y tambien el comentario que haces sobre oficios que debido a las dificultades por las que pasamos vuelven a resurgir.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Bueno Andrés, vaya blanco y negro que te has "largao" hoy amigo mio.
    Un oficio que en estos tiempos de crisis a reaparecido incluso en abundancia. Aquí en Madrid por ejemplo, en la Puerta del Sol hay varios limpiabotas.
    Muy buena.
    Ya te falta menos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Totalmente de acuerdo con Luis, edición marca de la casa. Gran B/N. Sin olvidarnos de la composición y el encuadre. En resumen... una gran fotografía.
    Como bien dices los oficios en los tiempos que corren volverán a la palestra. Sin duda.

    Un abrazo Andrés.

    ResponderEliminar
  4. Has conseguido una textura magnífica, y creo que muy adecuada para ilustrar una profesión que, como dices, es tan digna como cualquier otra. No estaría mal que se recuperaran algunos de estos viejos oficios.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Amigos que me siguen