lunes, 10 de septiembre de 2012

Día 317/365


Hoy volvemos a casa, pero antes nos queda disfrutar de una comida a la que nuestro anfitrión ha dedicado mucho tiempo en su cocina.

Salimos a la calle y, mientras tratamos de encontrar donde dejamos aparcado el coche ayer, veo un bote de cerveza abandonado sobre un banco, los restos de una charla nocturna, y decido que esa será la imagen para la entrada de hoy del blog; pienso que hoy tendré pocas posibilidades de hacer más fotos porque esta tarde nos esperan muchos kilómetros de aburrida autovía.

Después de la jornada cultural de ayer, hoy es día de compras en uno de los centros comerciales de Alcorcón (no digo cual porque no me pagan por hacer publicidad gratuita), donde compramos un par de botellas de vino para acompañar la que resulta ser una comida espectacular. Entre los variados platos destacan unos extraordinarios callos a la madrileña que exigen un "yo repito" y que me traen a la memoria comidas de tiempos ya muy lejanos que no podrán repetirse.

Llega el momento de la despedida. Besos, abrazos, agradecimientos, deseos de volvernos a ver pronto, una última mirada y un adiós con la mano ya desde el coche en marcha.

Cuatro horas y 430 Km después llegamos a casa. Ponemos punto final a un fin de semana que, seguro, no olvidaremos.

Título de la fotografía: La rubia abandonada.

(P.D.: Esta entrada corresponde al domingo 9 de septiembre de 2012).

3 comentarios:

  1. Sense cap dubte ha sigut un viatge ple d'emocions.
    Serrano és un fotògraf de talla i poder conèixer'l pot ser siga una experiència única!

    M'agrada tot el que has fotografiat.
    M'agrada la bona gent.

    Amic, cuida eixe refredat.

    Abraçades.

    ResponderEliminar
  2. Por lo que veo no has querido dejar sin su homenaje a cerveza, amistad que nos hace mas llevaderos los días.
    Un abrazo y cuidense.

    ResponderEliminar
  3. Esa es la lata que justo algunas noches de verano me gustaría tirar llena a la cabeza de esos contertulios de banco, que no entienden que algunos madrugamos y es de justicia que a las 3 de la mañana a una la dejan dormir.

    P.D. Los callos a la madrileña, serán siempre tapa de rigor aunque no dejen tan buen sabor de boca como vuestra visita. A ver si os animáis mas, que os queda mucho por ver y yo que lo disfruto.

    Conclusión: Fin de semana fantástico, con o sin concierto que eso es secundario.

    ResponderEliminar

Amigos que me siguen