jueves, 2 de agosto de 2012

Día 279/365


Después de salir esta mañana a caminar durante una hora vuelta a casa, ducha, a la peluquería a cortarme los pocos pelos que me quedan y de nuevo a casa. El e-book me hace compañía durante el resto de la mañana para terminar la lectura del libro que hace ya algún tiempo me recomendó el compañero Luis, Inés y la alegría. Me ha gustado a pesar de que en algún momento me ha parecido un tanto folletinesco,  demasiado edulcorado. Ya tengo a punto el siguiente libro de la serie, El lector de Julio Verne, que también me recomendó Luis, aunque es posible que antes dedique algunos días a cambiar de tema, quizá algo de literatura fantástica.

 Aunque para literatura fantástica la que llevamos leyendo ya algún tiempo cuando leemos las declaraciones de nuestro presidente del gobierno, del presidente del Banco Central Europeo y de otros dirigentes.

Menos mal que Draghi iba a solucionarnos el problema de la prima de riesgo y, por ende, a salvarnos la vida, o sea del rescate, porque si nos hubiera querido hundir no lo podría haber hecho mejor. Y Rajoy mostrándose satisfecho de las palabras de Draghi que han hecho caer la bolsa y dar un salto a la prima de riesgo, eludiendo decir si va o no a pedir el rescate de nuestra economía.

Así que visto lo visto y leído lo publicado creo que va siendo hora de sacar en procesión a todas las vírgenes que tengamos por ahí no para pedir que llueva, que tampoco vendría mal, sino para pedir que los inversores se crean que las medidas adoptadas darán buen resultado y que no continúe subiendo la prima de riesgo porque nos hundiremos irremediablemente, lo que supondrá todavía más y mayores recortes; también puede ser el momento de sacar los rosarios, quienes tengan, a ver si rezando algunos de sus misterios se consigue el milagro de evitar el rescate y todos sus perniciosos efectos.

Mucho me temo que todo esto terminará como el rosario de la aurora, a bofetadas como mínimo, a porrazos lo más probable si la gente se echa a la calle a protestar, pero de un modo u otro seguro es que los de siempre terminaremos muy jodidos.

Título de la fotografía: El rosario de la aurora.

2 comentarios:

  1. Esto no hay virgen que lo arregle por mucho que las saques a pasear, ni mil novenas que les reces, esto lo arregla una buena revolución con guillotina de por medio que corte en pedacitos los chorizos y se lo echemos a los cerdos, aunque no se si esto no echaría a perder los jamones, casi mejor que los quemamos.

    ResponderEliminar
  2. NEGRE PANORAMA...
    PITJOR QUE EL ROSARI DE L'AURORA...JA HO VORÀS...
    BESOS!

    ResponderEliminar

Amigos que me siguen