miércoles, 1 de agosto de 2012

Día 278/365


A las 7:00 me he levantado para ir a caminar. He salido con mi hermana y hemos ido hasta la playa ida y vuelta. A pesar de ser temprano cuando he vuelto a casa estaba empapado de sudor, así que una ducha refrescante y listo. Este ha sido el primero de los días dedicado al propósito de perder algún que otro kilo durante estas vacaciones, propósito difícil de cumplir porque las cervecitas, las tapas, los helados y otros caprichos se alían todos en mi contra.

A media meñana he bajado a inflar las ruedas de la bicicleta y quitarle el polvo. Cuando he subido estaba otra vez empapado; más que el calor es la humedad ambiental que, aún sin hacer nada, provoca que estés contínuamente mojado.

He tenido que ir a la playa al mediodía y he pensado que volvería antes yendo en bicicleta en pantalón corto y chanclas que vistiéndome, yendo al parking a por la moto, ponerme el casco y toda la parafernalia, así que allá que he ido en bicicleta. Como no podía ser de otro modo, al volver a casa estaba otra vez para duchar.

Y a esto se ha reducido prácticamente este miércoles, a sudar y ducharme, a sudar y refrescarme. Creo que esta será la segunda noche, este verano, que iré a dormir a la sala de estar con el aire acondicionado; de otro modo dudo que pueda conciliar el sueño.

Título de la fotografía: Calle Abadía.

2 comentarios:

  1. A mi me pasa igual .... te entiendo perfectamente,,,es que hace una calor de espanto... parece que no quiere dar tregua....paciencia andres.....que dicen que es psicologico jeje ....un abrazo y cuidate.

    ResponderEliminar
  2. Quan vinga la factura de la llum a ma casa sentiràs el meu crit a Oliva...
    L'aire condicionat va 24 hores...
    La foto és excepcional amic!

    ResponderEliminar

Amigos que me siguen