miércoles, 18 de julio de 2012

Día 264/365


Esta mañana he acompañado a mi esposa a la consulta del médico. Mientras estábamos en la sala de espera me ha llamado la atención, como casi siempre que estoy en una de ellas, el ambiente que se crea en esos lugares, la actitud de la gente.

En una sala de espera, por lo general abarrotada de gente, cada uno se centra en sí mismo, hace cuanto puede por aislarse del entorno, por ignorar cuanto sucede a su alrededor. Nadie habla con nadie, ninguno cruza la mirada, evitan cualquier tipo de contacto ya sea visual o físico.

Estando allí, en esa situación, observando los esfuerzos de los demás por mantenerse aislados, me ha venido a la memoria una fotografía de Ian Berry que vi, hace ya muchos años, publicada en una Enciclopedia de la fotografía que coleccionaba en fascículos semanales y que, por increíble que parezca, completé (fueron nueve tomos).

En esa fotografía aparecían distintos individuos, y hablo de individuos no de un grupo de gente, que están esperando a que les atiendan en una consulta médica. Unos están de pie, otros sentados, aparecen en planos distintos y todos y cada uno de ellos completamente solos, aislados del resto de personas.

Me llamó entonces la atención justo esa sensación de aislamiento, de soledad, que transmitía aquella fotografía, del mismo modo que hoy he percibido, sentido, ese mismo aislamiento en los pacientes que esperaban ser llamados a la consulta del médico.

Título de la fotografía: Aislamiento.

2 comentarios:

  1. Les persones som molt extranyes...tan fàcil que és començar una converça per a que passi el temps més de pressa en eixes avorrides esperes...

    La foto?:
    REBONA!
    :)

    ResponderEliminar
  2. Qué bien has reflejado lo que cuentas en el texto.

    Enhorabuena, una de tus mejores fotos que te he visto.

    Abrazos.

    ResponderEliminar

Amigos que me siguen