lunes, 9 de julio de 2012

Día 255/365


Esta tarde he salido cuando ya eran más de las siete pensando que el calor sería ya un poco soportable; mi gozo en un pozo, el calor seguía siendo agobiante.

Durante las más de dos horas que he estado por la calle me he parado en un par de ocasiones para intentar recuperar el aliento; en la segunda de ellas, he charlado con un par de señoras mayores que salían de la iglesia de la oír misa y me comentaban, con un tono de cierta incredulidad, que incluso dentro de la iglesia hacía calor.

Así que hoy el que acudía a la iglesia era por devoción, no por el efecto del calor ;) Quizá por eso el protagonista de la foto de hoy ha preferido quedarse sentado en la puerta de su casa, sin camisa, fumándose  un cigarro, o quizá no.

Título de la fotografía: Fumando en la puerta de casa.

3 comentarios:

  1. Qué imagen más estupenda y sugerente, muy curiosa, parece que el fumador quiera esconder su "delictivo" acto, jejeje...

    El procesado un poco fuerte para mi gusto, pero eso ya lo sabes. :-)

    Enhorabuena.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Protegido y bien protegido bajo la sombra que proyecta la persiana y con un cigarrito humeante, seguro que se soporta un poco mejor el calor y lo que nos pongan por delante.
    Muy buena foto que habla de como nos salvamos como podemos, cada cual a su manera.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Jo de petita em sentava així a la porta de casa l'àvia...és una imatge molt comú pels pobles d'ací, posar la persiana sobre la cadira i seure al banquet.
    Uf...quants records em portes...
    La foto de primera!!!

    ResponderEliminar

Amigos que me siguen