jueves, 5 de julio de 2012

Día 251/365


Un banco, un lugar en el que reposar, dejar pasar el tiempo y, si hay oportunidad, charlar con quien quiera compartir ese espacio común en todos los pueblos y ciudades.

Me gusta contemplar a nuestros mayores sentados en los bancos, tomando el sol en invierno para calentar sus huesos y buscando el fresco a la sombra en verano, observando el devenir de las cosas y las personas, a quienes transitan frente a ellos camino del trabajo, disfrutando de un paseo o, quizá, haciendo ejercicio, pero siempre que hay oportunidad, manteniendo una amigable charla.

He observado que esas personas siempre tienen de qué conversar. Tienen mil y una historias acumuladas durante toda su vida para compartir, tiempo para escuchar y experiencia y consejos que ofrecer, vivencias que comparar entre ellos, recuerdos que refrescar y recuperar, amigos que recordar, pero sobre todo, una vejez que vivir y disfrutar de forma pausada, con calma, porque ya ninguna necesidad tienen de apresurarse.

Estamos ya en el ecuador de otra semana; hay que ver con qué rapidez se van sumando, así que cada vez están más cerca las esperadas y deseadas vacaciones. Realmente tengo ganas de que llegue el momento de salir del despacho sabiendo que durante todo un mes no tendré que volver. Necesito cambiar el chip y perder los hábitos adquiridos mediante la rutina diaria.

Todo un mes dedicado a... no sé, ya lo pensaré en su momento. Bueno, una parte de ese tiempo tengo claro que lo dedicaré a conocer y fotografiar Bilbao, San Sebastián, Biarritz y algunos otros lugares del País Vasco.

Título de la fotografía: Compartiendo banco.

4 comentarios:

  1. Un modo de adentrarse en la vida de los demás, pausada, sin prisa, dejando que las palabras vayan hilvanando en su recorrido, una trama que al final toma forma y se descubre amistad.
    Un abrazo y gracias por esa trama que tejes cada día con tus palabras y tus esplendidas fotos.

    ResponderEliminar
  2. Cuando alguien presenta un lenguaje corporal tan potente, se erige en absoluto protagonista de la imagen.
    No hay una sola textura en el contexto que suavice la imagen; al contrario, son rugosas y duras, acompañando -o rindiéndose- quién sabe, ante la dureza de esa mujer.

    Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  3. Buena pinta tu tourné vacacional. Hay amigos blogeros que son de por allí y que te pueden aconsejar.

    Estupenda foto, las mujeres "viendolas pasar", con el agua que no falte y la dureza del b/n.

    Buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  4. Vaya personaje más interesante, ¿no? Se merecería un retrato posando sola. ;-)

    Del procesado no digo nada que no sepas, me encanta y le va muy bien a la imagen.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Amigos que me siguen