martes, 3 de julio de 2012

Día 248/365


He llegado tarde por segundos, así que esta entrada ya no aparece como publicada el lunes. Me ha sido totalmente imposible publicarla antes.

Esta tarde he estado vagabundeando por la playa, haciendo fotos totalmente propias del verano, de gente paseando por la playa, bañándose (y eso que ya eran más de las 8 de la tarde), de niños jugando, las estampas típicas del verano.

Pero no ha sido esto lo que me ha retrasado, sino una visita que he hecho y que ha desembocado en una larga charla sobre hechos de rabiosa actualidad aquí en Oliva. Charla interesante y entretenida que incluso ha provocado que llegara tarde a la cena, algo imperdonable si considero que hoy teníamos invitada a cenar.

Así pues he ido acumulando retrasos hasta no poder publicar la entrada a hora. Pero puedo asegurar que ha valido la pena esta tarde, toda en su conjunto y cada uno de sus momentos por separado.

Título de la fotografía: Jugando en la playa.

3 comentarios:

  1. ¿Qué más da unos segundos arriba o abajo? si luego nos regalas imagenes como esta.

    Un padre mirando tiernamente a sus hijos, con la que está cayendo ahora mismo, como disfrutan de la arena y el agua inocentes a todo lo que ocurre a su alrededor.

    ResponderEliminar
  2. Bonita escena, muy bien compuesta y ejecutada, la cadencia de las olas le imprime un ritmo adicional estupendo.

    Enhorabuena.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Entretengase usted lo que quiera, pero no me llegue tarde a cenar si hay invitada, y sobre todo relajeseme usted del todo que nosotros le vamos a perdonar siempre ese tipo de descuidos.
    Otra cosa sería si pasasen más de dos días sin sus imágenes. Entonces ya hablaríamos de ponerle algún correctivo.
    Dos días sin sus blancos y negros no son llevaderos.
    Un abrazo.
    El de hoy retrotrae a otros tiempos y además produce envidia sana de un buen remojón.

    ResponderEliminar

Amigos que me siguen