jueves, 28 de junio de 2012

Día 244/365


Alguien puede pensar que me repito más que el ajo, que no tengo más tema de conversación, pero lo  tengo que decir: ¡QUÉ CALOR MÁS AGOBIANTE!

Esta tarde salir a la calle era como entrar en un horno, y no es ninguna exageración. Al abrir la puerta el aire caliente literalmente te daba una bofetada que te hacía replantearte la necesidad de salir, si realmente era necesario salir a hacer fotos.

Pero ya se sabe que hay cosas que si las tuvieras que hacer por obligación mirarías el modo de escaquearte pero eso mismo, hecho por gusto, como si no fuera tan penoso y lo haces así, sin importar la incomodidad, las molestias o... el calor.

Yo, al menos, iba andando tranquilamente, de la forma más lenta y reposada posible para no sudar (cosa harto difícil con 35 ºC a la sombra a las 8 de la tarde), pero los empleados que estaban trabajando, poniendo las vallas para delimitar el recinto para la Feria del motor que se celebra a partir de mañana y hasta el domingo, no tenían esa suerte; lo suyo era obligación, no afición ni devoción.

Pues con este panorama no era de extrañar que la gente buscara lugares a la sombra y resguardados del aire caliente donde poder sentarse a mirar quien va y viene y, si era posible, charlar un rato del partido de ayer de la selección, del penalti que lanzó Sergio Ramos (las malas lenguas dicen que en la NASA bajaron el nivel de alerta en la estación espacial justo después de tirar él el penalti), del que lanzó Cesc, que otra vez vuelve a clasificarnos, y de la cara que se le quedó a Cristiano Ronaldo (que injusticia... que injusticia, decía).

Pero con charla o sin charla, lo cierto es que las caras de la gente eran todo un poema, un verdadero termómetro, y algunos incluso llevaban en la mano el pañuelo con el que ir secándose el sudor. 

Título de la fotografía: Tú si que sabes, baby :)

4 comentarios:

  1. Desde luego la cara del pobre hombre es de verdadero susto. No parece que el partido de anoche le dejara muy buen recuerdo o es que la falta de respiración le ha dejado de tal modo que no le ha quedado más remedio que sentarse para tomar aliento.
    Una imagen vale más que mil palabras.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Yo te entiendo, aquí el calor también es afixiante, a mi me altera bastante y no salgo ni a hacer fotos. Tienes mucho valor y lo corrobora el rostro del hombre.

    Buena fotografía.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La foto me gusta porque me transmite que estammos ante un señor mayor,con la mirada perdida, con la fragilidad reflejada en sus manos, brazos y en defintiva su delgadez.
      Me gusta la realidad que reproduce.

      Eliminar
  3. Me gusta tu blog, la idea en sí y tus fotografías. Me ha sido grato perderme esta mañana por tus encuadres.

    Un saludo.

    ResponderEliminar

Amigos que me siguen