martes, 26 de junio de 2012

Día 242/365


Hay días en los que, como hoy, salgo a la calle en mi habitual búsqueda de algo que fotografiar y me resulta muy difícil encontrar una situación, un personaje, algo que provoque en mí el impulso de capturar lo que mis ojos han visto, sea la razón que sea la que me induzca a ello.

Esta tarde he estado por el barrio de Sant Francesc, recorriendo sus calles que han resultado estar vacías; apenas he encontrado algo de actividad en un parque en el que jugaban unos niños mientras sus padres, sentados en unos bancos, se protegían del sol y el calor apretujados bajo la escasa sombra que ofrecían un par de árboles. Quizá sea precisamente el calor el motivo de no encontrar gente por las calles, ya que hoy ha sido un día realmente asfixiante, sin un mísero soplo de brisa que aliviara la sensación de sofoco.

Sólo la presencia delante de la puerta de un supermercado de quien posiblemente sea un indigente, un sin techo, pidiendo ayuda con un platillo en el suelo frente a él a quienes entraban y salían del comercio, que directamente le ignoraban como si no le vieran, como si del hombre invisible se tratara, me ha llevado a levantar la cámara y pulsar el disparador.

Su expresión ausente, quizá también de resignación, y la mirada perdida, con el cigarrillo colgando de sus labios mientras rebuscaba en sus bolsillos para encontrar el encendedor, creo que son lo que me ha llevado a levantar la cámara y pulsar el disparador.

Título de la fotografía: Derrotado.

5 comentarios:

  1. La vida esta llena de derrotas. Batallas que de antemano solemos dirimir sin conocer sus consecuencias.
    Desgraciadamente esta mirada ausente, suele ser demasiado cotidiana. Pero nuestra mirada ha de seguir mostrando a estos personajes, tan "invisibles" para todos esos que pasan delante del infortunio ignorando su presencia.
    Sigamos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Andrés, ya te lo dije y te lo repito, me parecen muy interesantes los retratos que estás realizando, creo que constituyen un buen documento social de la realidad que te envuelve y espléndidamente captados a través de tu especial mirada.

    Enhorabuena.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. No és per xafar la història, pero al principi de viure pel barri de Sant Francesc també veia a aquest home assegut davant del super amb cara trista, i realment em donava pena. Es veu un home menudet, apocat, amb cara suplicant... Et fa empatitzar amb ell.
    Fins que vaig començar a veure'l gastant-se els durets en vinets al super! Quasi cada vegada que he anat al mas y mas l'he vist amb el tetrabrick de don simon o succedanis. Per això crec que tothom qui passa per allí no li fa massa cas.
    Pero la foto és molt xula!!!

    ResponderEliminar
  4. Dura, muy dura esta imagen en la que dejas de manifiesto una vida rota derrotada. Cada día son más los que se ven avocados a esta marginación con la que poco a poco nos vamos habituando a convivir.
    Una buena imagen de denuncia de una realidad social que nos aplasta y amenaza.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. La imagen es dura pero irradia una realidad que está ahí. Cada vez más nos encontramos con personas como esta que han tirado la toalla y se refugian en el alcohol como forma de evadir su propia realidad y enajernarse de ella porque o bien no les quedan fuerzas para retomar el rumbo de sus vidas, o simplemente se han rendido al destino tan duro que les ha tocado vivir. Sea como fuere la imagen refleja una situación cada vez más repetida.

    ResponderEliminar

Amigos que me siguen