jueves, 21 de junio de 2012

Día 237/365


De coj.....s ha sido el calor que ha hecho hoy. A las siete menos veinte de la tarde, el termómetro de una parafarmacía, a la sombra, marcaba 32,5 ºC, y en las noticias de la noche han comentado que hemos alcanzado los 37,9 ºC. Salir a la calle era como meterse dentro de un horno, te ibas cociendo poco a poco.

Pero con calor o sin calor, cuando llega la tarde es el momento de salir a recorrer las calles y observar qué sucede en ellas, a la gente que anda por ellas, su actividad, su reposo, cómo se relacionan con los demás.

Al llegar a la plaza de San Roque, donde está la parroquia de este mismo santo, he estado a punto de entrar en la iglesia, no porque sea creyente y tuviera la imperiosa necesidad de recogerme y orar, sino porque dentro de las iglesias se suele estar fresquito y yo no podía soportar el calor. Imagino que las personas a las  que he visto entrar y salir no acudirían por este motivo, sino por otros mucho más cristianos.

A lo largo del paseo he estado charlando con un par de vecinos y me he enterado que el próximo sábado habrá una bajada de carretones, así que he ido a echar un vistazo a la zona por la que bajarán; no me lo quiero perder porque seguro que habrá espectáculo, pues la calle desde la que salen tiene una pendiente muy pronunciada y alguna que otra caída habrá, además no creo que todos los carretones sean capaces de aguantar el esfuerzo y alguno se desmontará sobre la marcha. El folleto que he podido ver advierte que no se trata de una carrera, que se trata de una forma de divertirse y dar espectáculo; estoy convencido que habrá espectáculo y que más de uno se lo tomará como una carrera, así que más espectáculo.

También he tenido oportunidad de observar otro tipo de actividades que convertiré en protagonistas del blog en un futuro no muy lejano. Seguro que las imágenes serán, cuanto menos, chocantes.

Título de la fotografía: A las puertas de San Roque.

 

2 comentarios:

  1. Aqyí en Madrid también ha hecho un calor de narices.
    Esta tarde salí a dar un paseo y termine sentado a la sombra en una terraza y con una cerveza bien fresquita.
    Lo de las iglesias es una buena idea. Es cierto que dentro se está fresco y tranquilo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Que raro que Luis esté con una cervecita de por medio ... :)
    Quedamos a la espera de que nos traigas una muestra de esa bajada de carretones. De todas formas, mira que eres, eh ? Siempre pensando en lo peor. Seguro que no hay caídas y que los participantes te brindan escenas maravillosas de velocidad.
    Por cierto, nos hemos quedado con las ganas de conocer la iglesia por dentro ... que lo sepas.
    Y nos has dejado con la intriga de las imágenes chocantes. Hayq ue ver ... te has fijado que nos has traído una entrada con lo que será ... en futuro.
    Un abrazo, Andrés.

    ResponderEliminar

Amigos que me siguen