domingo, 17 de junio de 2012

Día 233/365


Domingo. Con él ponemos fin a una semana más. Se supone que estos dos últimos días debemos de haber recuperado fuerzas, mejorado nuestro estado de ánimo y preparado para iniciar una nueva semana, de la que esperemos nos traiga menos sobresaltos, en lo económico y social, que las últimas que hemos vivido.

Hoy termina también la Feria de Ferias. Adiós a la feria gastronómica, a la que dediqué el viernes por la tarde-noche para probar algunas de las especialidades gastronómicas locales. Adiós también al mercado medieval que me ha dado la oportunidad de fotografiar a algunos de los personajes interesantes que podían encontrarse en él, entre ellos al árabe de la tetería, a una pitonisa, a un carnicero un tanto orondo rodeado de morcillas y longanizas colgando de ganchos, a uno de los varios orfebres que podían encontrarse.

Lo he pasado bien estos días observando a los artesanos del mercado mientras deambulaba sin rumbo mezclándome con la gente que lo visitaba, oliendo los aromas típicos de este tipo de mercadillos (además del también típico aroma sobaquero del verano), mirando las labores que son capaces de hacer cada uno de ellos en su oficio, así jabones, perfumes, chocolates, quesos, alpargatas, útiles de escritorio, y un sinfín de artículos.

En fín, que sí puedo decir que este fin de semana he podido recargar pilas; ahora sólo queda comprobar si la  carga alcanzará para cubrir las necesidades energéticas de la semana que empieza mañana. La solución en los próximos días.

Que os sea leve.

Título de la fotografía: El orfebre.

1 comentario:

  1. Bueno lo has pasado bien y eso siempre deja su poso en el animo.
    Ahora toca regresar al curro pero, seguro que ese animo renovado te ayuda.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Amigos que me siguen