miércoles, 13 de junio de 2012

Día 229/365


Estoy muy cansado; hoy he estado demasiadas horas sentado delante de la pantalla del ordenador y tengo el cuello y los hombros muy tensos, aunque dedicar un tiempo a algo placentero siempre ayuda a aliviar tensiones, de ello puedo dar fe hoy.

Y ese algo placentero para mí es observar y fotografiar aquello que me atrae de cuanto se desarrolla a mi alrededor. Con la llegada del verano las calles presentan una mayor afluencia de gente, vayas por donde vayas, sin importar si es una zona de tiendas o alguna de las calles más recónditas del casco antiguo.

La tarde es el momento ideal para salir a la calle; el sol se está poniendo y empieza a bajar la temperatura que, por esta zona, supera ampliamente los 30 grados a lo largo del día. Llega el momento de sacar la silla de casa y sentarse en la acera a charlar con los vecinos, de fumarse un cigarrillo, de ver jugar a los niños; algunos incluso sacan la mesa a la calle y se toman la cervecita mientras hacen tiempo para cenar también ahí, sentados alrededor de la mesa en mitad de la calle, al fresco.

De esto, como es de imaginar, ya sólo se puede disfrutar en la zona del Raval y aledaños, en el caso antiguo de la ciudad, donde las calles son estrechas y, a esas horas, ya sólo circulan los vecinos del barrio, por lo que no interrumpen el tráfico.

Estas estampas, que hace ya muchos años también se podían ver en otros barrios más céntricos, se han ido perdiendo con el transcurso de los años y el incremento de vehículos por la calle. Las calle han pasado a ser territorio reservado para los coches en detrimento de las personas, de los vecinos, que se han visto privados de la posibilidad de hacer un uso lúdico de sus calles.

Título de la fotografía: El cigarrillo de la tarde.

3 comentarios:

  1. Pues descansa amigo...
    Esta foto es una pasada!

    ResponderEliminar
  2. Lo primero de todo es relajarse y disfrutar en el sofá leyendo o mirando la caja boba.
    Es cierto que hay costumbres de toda la vida, que hacían barrio, pueblo, amistad, que se ha ido perdiendo con el paso de los años y las super edificaciones que nos albergan.
    La foto habla de eso y del desarraigo con lo que fue un modo de vida menos artificial, con un poco menos de confort, paro a mi modo de ver, más autentica.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. M'agrada molt la composició, on cap element està complet però està equilibrada. El tractament BN molt ben aconseguit.
    Enhorabona.

    Un abraç

    ResponderEliminar

Amigos que me siguen