martes, 12 de junio de 2012

Día 228/365


Menudo paseo me he dado esta tarde. Han sido tres horas de andar, parar, observar, situarme, comprobar encuadres y luces, y, por fin, pulsar el disparador de la cámara.

Ha sido divertido. Hoy incluso algunos espontáneos me han pedido que les hiciera una foto, a lo que, por supuesto,  he accedido encantado. No todos los días se encuentra uno a gente bien dispuesta para enfrentarse a una cámara. Otros no se han ofrecido pero el resultado ha sido básicamente el mismo.

Como es normal, los escaparates de tiendas de moda, queda mejor que tiendas de ropa, están ocupados por modelos de verano, ropa fresca estilo ibicenco, bañadores y bikinis, y cantidades ingentes de complementos. Nunca he acabado de comprender la obsesión de algunas personas por ir permanentemente a la última en moda; quizá por eso me visto como más cómodo voy, con ropa holgada independientemente de si es de este año o de la temporada pasada.

Imagino que cuando se alcanza una determinada edad estas cuestiones dejan de tener tanta importancia como cuando eres más joven y pretendes lucir palmito, llamar de algún modo la atención para atraer miradas de posibles ligues... ¡¡Ah, juventud!!

Pero no es sólo de jóvenes la obsesión por seguir los dictados de la moda. Y ahora, cuando el verano está ya dando la vuelta a la esquina y a punto de llamar a la puerta, además se impone la necesidad -relativa- de alcanzar una determinada línea que permita lucir adecuadamente esos modelitos, sin hacer ostentación de michelines.

Título de la fotografía: Perdiendo la cabeza por la moda.

5 comentarios:

  1. El titulo le viene que ni pintado.
    Es cierta esa tendencia que nos ata y nos impide vivir las variaciones.
    La foto es genial en sus luces (nada fácil de lograr con esas de los escaparates)
    Me gusta esa sensación que trasmite que todos conocemos. ¡¡¡Vamos de compras !!!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Coincido con luis sobre el titulo...yo aun recuerdo cuando iba a comprar ropa y me gastaba a saber.....eran tiempos en los que a uno le gustaba ir mas o menos bien....conocer gente y tener buena presencia y claro,la moda es la moda...ir a la moda a veces es caro...pero con la crisis uno aprende a comprar lo mas necesario...en fin andres que descanses...un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Ha merescut la pena les tres hores de passeig!
    Andrés...quines fotos més bones fas...
    Abraçades!!!
    El dia que et vinga be, pots vindre a Riola, quedem per fer un cafenet i fer fotos, jo sempre ixc amb el Pep ( el meu marit) a fer fotos i trobe que és molt enriquidor...anar als mateixos llocs i després veure que ha fotografiat cadasqú...et sorprendríes de veure que no te res a veure la visió de distintes persones a un mateix lloc.
    Si tens temps i ganes seràs benvingut amic, vivim prop.
    I si no apeteix o no tens gaire temps, cap problema :)
    Abraçades!

    ResponderEliminar
  4. Qué bien le va el título a la escena, qué bien la has visto, fruto de una mirada entrenada. enhorabuena.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Cierto es ... el título genial. Y esa fotografía con un cristal de por medio se me antoja nada sencilla.
    Por aquí llego. Dando una vuelta andaba y me encuentro con tu blog en el que veo que sigues al pie del cañón día tras día con la fotografía diaria y con tus historias, reflexiones .... me has tenido un buen rato por tu casa, viendo lo que nos has ido contando días atrás.
    Un abrazo Sr. Andrés y ya nos iremos viendo.

    ResponderEliminar

Amigos que me siguen