sábado, 9 de junio de 2012

Día 225/365


Ya tengo colgado el cuadro de Guillermo Pastor que compré. Ha quedado perfecto. Esta mañana ha venido mi amigo Salvador a ayudarme a colgar el cuadro, aunque quien ha ayudado he sido yo y él quien ha hecho prácticamente todo el trabajo. Y no sólo eso sino que, además, me ha hecho otro trabajo de bricolage que tenía ahí pendiente desde hace unos días. Además de un fantástico fotógrafo profesional y profesor de Photoshop, es todo un manitas.

No sé cuantas veces me he colocado frente al cuadro contemplándolo pero han sido muchas. Y lo más importante, cuanto más lo miro más me gusta. Estoy realmente contento de haber aprovechado la oportunidad de conseguir este óleo.

Esta tarde me ha dado por hacer fotos desde el balcón a la gente que pasaba por mi calle. Algunos me han mirado con no muy buenos ojos al darse cuenta de que estaba haciendo fotos, otras han sacado pecho y yo  las he mirado con muy buenos ojos ;-), pero de todas las fotos que he hecho esta en particular es la que más me ha gustado por el desenfado y la naturalidad del chaval. Que hace calor, no hay problema, me quito el polo, me lo cuelgo del cuello y ha disfrutar del paseo. Ya querrían algunos y algunas poder pasearse así por la calle, totalmente desinhibidos y sin preocuparse del qué dirán. Esta es una de las innumerables ventajas que tiene la niñez.

Título de la fotografía: Calor.

2 comentarios:

  1. Estupenda imagen Andrés, me gusta mucho como la has compuesto partiendo de ese original punto de vista, además tus buenos procesados la elevan más si cabe.

    Enhorabuena por el resultado. :-)

    Un abrazo.

    P.D: Me gustaría ponerme en contacto contigo por privado pero no encuentro un correo electrónico para hacerlo.

    Si visitas mi blog encontrarás el mío, si lo tienes a bien contacta conmigo.

    ResponderEliminar
  2. Una escena callejera de lo más natural del mundo.
    Yo voy a mi bola y lo demás me da igual.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Amigos que me siguen