jueves, 7 de junio de 2012

Día 223/365


Sigo con muy poco tiempo libre para mí; esta tarde también he tenido que volver a la oficina y, después, llevar a mi hijo a la estación de autobuses, ya que mañana tiene un examen en la facultad, el lunes otro y ya el próximo viernes el último. Es otra de las desventajas que tiene vivir en un pueblo lejos de la capital de provincia o, al menos, de las universidades; te obliga a buscar un piso de alquiler en el que vivir durante el curso y a tener que desplazarte.

Cuando he vuelto apenas he disfrutado de un momento para dar un paseo que me ha llevado hasta un grafiti que ya protagonizó una de las primeras entradas del blog, en concreto la del día 2 de noviembre pasado, la del día 5/365. Desde luego el grafitero hizo un trabajo espectacular, tanto por el tamaño como por la calidad de la obra.

Mirando con detenimiento el grafiti sólo se me ocurre pensar que el gorila necesita pasar por la consulta del dentista; esa dentadura necesita un buen repaso.

Título de la fotografía: Gorilas.

2 comentarios:

  1. El gesto del segundo "mono" no parece otra cosa más que un bostezo de puro aburrimiento. Hay que ser muy osado para aburrirse delante de semejante fiera.
    Buen detalle y desde luego la dentadura mejor que se la arregle un dentista de su especie, eso sí.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Buen humor andres....ciertamente necesita un buen repaso el pobre gorila ,.. hay que ver que bien se lo montan estos artistas...por que tiene su merito .. ya lo creo ... no es tan facil hacer estas obras de arte ...a mi personalmente me alucinan ... este en concreto...el de la foto ..es sumamente estetico y desde luego digno de fotografiarlo ... me gusta como ves la vida y que bien que lo explicas ... es como si fuera tu vecino jeje ... muy bien andres ... no cambies nunca ... un abrazo y cuidate amigo.

    ResponderEliminar

Amigos que me siguen