jueves, 31 de mayo de 2012

Día 216/365


Ha sido un día de trabajo intenso, una larga jornada que se ha prolongado de forma ininterrumpida hasta pasadas las cinco de la tarde. Sólo espero que no surja ningún problema al respecto que nos obligue, a cuantos hemos participado en ella, a revisar el resultado.

En fin, ya en casa, con más hambre que un maestro de escuela de los de antes de la guerra (esto lo decía mi madre y seguramente lo volveremos a decir nosotros si siguen los ajustes), lo primero ha sido acallar mis tripas. Me dice mi mujer que tengo que llevar a mi hijo a la estación de autobuses; mañana tiene un examen en la facultad.

Pienso que aprovecharé para llevarme la cámara y hacer alguna foto después de dejarlo allí, pero ya se sabe que el hombre propone y Dios dispone; en este caso no ha sido Dios sino mi hijo que ha dispuesto que nos acompañe su novia, así que renuncio a la cámara para poder volver en cuanto lo dejemos a pié de autobús.

No hay problema. Tengo tiempo suficiente para volver y salir a la búsqueda de la imagen de hoy. Decido que hoy puede ser un buen día para introducir algo de color, dar una visión un poco menos fúnebre que ayer. Una vez tomada la fotografía, con el revelado hecho y casi a punto de publicarla se me ocurre probar uno de los filtros que tengo instalados. El resultado de la prueba es la imagen que finalmente decido publicar.

Título de la fotografía: Flores de mayo.

2 comentarios:

  1. S'acosta molt a la pintura amic...em sembla preciosa, vaig a mirar la que posares ahir...
    Besos!

    ResponderEliminar
  2. Un buen trabajo de procesado. Te ha quedado chulisima.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Amigos que me siguen