martes, 29 de mayo de 2012

Día 214/365


Esta tarde, cuando he salido a andar y observar, me he entretenido en una zona de juegos infantiles y en los bancos que hay a su alrededor. Me gustaría hacer fotos de los niños jugando y riendo pero prefiero no publicar fotos de menores, por si acaso.

Pero no sólo hay menores en estos parques infantiles; como no puede ser de otro modo están los adultos que acompañan a los niños, padres y madres que charlan unos con otros mientras no pierden de vista a sus respectivos hijos. Estos también constituyen un buen motivo fotográfico pero hoy no ha sido un día propicio para conseguir una buena fotografía suya.

Y luego están el resto de mortales; gente que simplemente se sienta en los bancos a descansar, a contemplar cómo juegan los niños y, posiblemente, a recordar su niñez, un tiempo ya muy lejano pero no por ello olvidado y añorado.

Entre estos destacaba hoy este señor, con apariencia un tanto bohemia, de extranjero, quizá uno de los muchos jubilados que, a excepción de verano, pasan sus días aquí, acampados con su caravana en uno de los campings situados a orilla del mar, que disfrutan de las suaves temperaturas y del sol que caracteriza esta zona del Mediterráneo.

Título de la fotografía: Me he dado cuenta de que me estás fotografiando, pero no me importa.

1 comentario:

  1. Que buen título te has sacado de la manga.
    Me gusta mucho eso de hacer fotografía callejera. Pillar todo lo que se pone por delante y apretar el disparador.
    Un gusto verdadero.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Amigos que me siguen