domingo, 27 de mayo de 2012

Día 212/365


Sí hemos salido esta mañana con la moto. Una de las cosas que me enervan de estas salidas los domingos por la mañana es la cantidad de ciclistas que encontramos por las carreteras por las que circulamos. Se trata de carreteras estrechas, con no demasiada visibilidad y en pendiente que ocupan grupos de ciclistas, algunos de los cuales se comportan sin ningún tipo de consideración hacia el resto de conductores.

En absoluto quiero decir que no deban circular por esas carreteras, faltaría más, pues tienen el mismo derecho que cualquier otro conductor, ciclista, motorista o tractorista, pero ir tres y cuatro ciclistas uno al lado del otro, ocupando todo el ancho de la calzada en el sentido de la marcha, en zonas de curvas con escasa visibilidad, les expone, bajo mi punto de vista, a innecesarios peligros que evitarían, simplemente, circulando en fila de dos. Sin circular rápido nosotros vamos mucho más rápido que ellos y tomar una curva y, de repente, encontrarte con un grupo de ciclistas que no dejan escapatoria alguna acojona y no poco.

Hoy eramos ocho en el grupo, unos ya habituales y otros recién llegados. Uno de estos últimos conducía  una BMW con un montón de años, casi histórica (quizá sin el casi), y me ha dado más de un susto al ver como invadía el carril contrario al tomar alguna curva y, lo que es peor, siguiéndolo con la mirada yo también me he acercado peligrosamente a la línea central de la carretera en alguna ocasión. La solución ha sido alejarme de él y meter a otro compañero entre ambos.

El almuerzo abundante, como siempre, y divertido. Al final de vuelta a casa sin ningún percance, que es lo importante. Salir, disfrutar y volver para contarlo.

Título de la fotografía: Dos al sol.

4 comentarios:

  1. que bonita macro felicidades una gran captura .. un saludo !!

    ResponderEliminar
  2. No se te pone nada por delante.
    Da lo mismo lo que miren tus ojos, al final lo eternizas de un modo increíble y lo haces con un gusto y una sensibilidad que produce envidia.
    Como se que eres de los que disfrutan con un buen libro entre las manos y un poco de tiempo por delante, me atrevo a recomendarte un libro que termino de releer y que me ha vuelto a gustar como en su primera lectura.
    "Hijos del ancho mundo" escrito por Abraham Verghese, de la editorial Narrativa Salamandra.
    Una historia realmente bonita.
    Espero que te guste.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  3. Un tanto sorprendente la foto, no sólo por la temática, si no por el colorido y la luz. Plena de optimismo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Amigos que me siguen