domingo, 20 de mayo de 2012

Día 204/365


Llego con retraso pero me tendréis que disculpar. La obligación va antes que la devoción y, hoy, la obligación era la familia.

Hoy he aprendido que no se puede ir por el campo con chancletas, bueno poder sí se puede pero corres el peligro de terminar con los pies llenos de pinchos, y así he acabado yo, andando como si estuviera pisando cristales por culpa precisamente de los pinchos y de todo lo que se me ha metido por dentro de las chanclas.

En fin, con independencia de los pies la de hoy ha sido una salida provechosa. Por cierto, conmigo ha venido hoy la EOS 40D, toda contenta ella de ver que, por fin, podía ver la luz del sol.

Mañana más, bueno hoy también porque ya es domingo. Seguro que alguien habrá que me dirá que me he saltado la entrada del sábado pero seguro, también, que sabrá disculparme.

Título de la fotografía: La hilandera.

3 comentarios:

  1. Qué foto más estupenda Andrés, magnífico y muy atractivo el resultado, felicidades.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Es una de esas maravillas de la naturaleza de la que los humanos aprendemos
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Que bonica...és preciosa aquesta foto!
    Pots botar-te els díes que et vinguen de gust...al teu ritme...
    Besos!

    ResponderEliminar

Amigos que me siguen