sábado, 28 de abril de 2012

Día 183/365


Hoy sábado volvemos al puerto. Podría sustituir aquel La Lola se va a los puertos por El Andrés se va a los puertos. Es un mundo distinto el que se puede contemplar en cualquier puerto pesquero, imagino que por el hecho de que nuestro medio natural es la tierra y no el mar, del que el puerto es la vía de acceso.

Me atraen esos barcos llenos de aparejos cuyo nombre y finalidad desconozco, abiertos por su parte trasera y provistos de una especie de puertas metálicas de enorme tamaño, con las redes recogidas por cuerdas que cuelgan de poleas, con salvavidas de color rojo chillón y botes salvavidas comprimidos dentro de cápsulas, provistos de múltiples antenas y radares.

Pero lo que más me llama la atención en ellos son los efectos de su exposición al mar, al salobre, a la humedad, que va oxidando todas las partes metálicas, que las va corroyendo poco a poco hasta hacerlas inservibles.

Y llegado ese punto se convierten en desechos y terminan arrojadas sobre los muelles, abandonadas a su suerte, sembrando el suelo de restos desmenuzados por la lenta acción de los elementos. Y son sustituidas por piezas nuevas, brillantes, pintadas de vivos colores, que en definitiva no son más que un nuevo bocado para el voraz óxido. 

Título de la fotografía: Desechos náuticos.

2 comentarios:

  1. Hola andres...a mi tambien me atrae este tipo de fotografia basada en el oxido y desechos tanto naturales como en este caso mecanico o de compuestos y materiales ...... es realmente impactante el efecto que deja al visualizar este tipo de tomas....esta en concreto es genial...recibe un saludo y cuidate andres.

    ResponderEliminar
  2. M'afegeix als que senten atracció pels efectes del mar.
    Ja estàs a la meitat del teu projecte. Enhorabona per la teua constància i el bon treball.

    Un abraç

    ResponderEliminar

Amigos que me siguen