viernes, 27 de abril de 2012

Día 181/365


Nada hay que pueda compararse a un bebé dormido. Contemplarlo es envidiar la paz que irradia su rostro. Hoy he tenido oportunidad de contemplar a la hija recién nacida de una compañera de trabajo; se ha pasado por la oficina para presentarnos a su hija Aitana. Una niña preciosa que dormida parecía realmente la personificación de la beatitud, del bienestar, de la paz.

Hace pocos días fallecía un familiar de otro compañero, un hombre ya de avanzada edad cuyo estado de salud hace que la frase "Ya ha descansado" cobre todo su significado. Pero a pesar de lo razonable de su muerte, de que era un hecho que se veía venir, no por ello deja de ser igual de doloroso para quienes han perdido un ser querido.

Compartiendo mesa mientras almorzábamos hace pocos días hablábamos de la vida y de la muerte, unidas la una a la otra por una atadura infinitamente más delgada que un cabello; apenas un simple soplo, un parpadeo, las separa.

¿Qué sentido tiene todo esto? ¿Qué sentido tiene la vida? Recuerdo la película de los Monty Python titulada  precisamente El sentido de la vida, un repaso hilarante a las distintas etapas de esa carrera que llamamos vida. No tengo ni idea de qué sentido tiene pero, a pesar de ello o quizá por ello he podido disfrutar de hechos como ser hijo, hermano, esposo y padre, de momentos como el nacimiento de mis hijos, de sus primeros balbuceos que interpretamos como un papá, de las carreras detrás de ellos sosteniendo la bicicleta cuando empezaban a dar pedaleadas mucho antes de abandonar la bicicleta para subirse al ciclomotor, de su graduación en el instituto, de su ingreso en la facultad y de la ceremonia de licenciatura, de un sinfín de momentos que han quedado grabados en mi memoria, donde permanecerán hasta que se borren.

Título de la fotografía: Iluminando la noche.

3 comentarios:

  1. Está preciosa Andrés, el perfil tan abajo, los postes de luz, el cielo con esa nube más oscura que perfectamente equilibra la imagen y el procesado, qué decir del procesado...

    Felicidades.

    un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Una foto estupenda, podría ser de noche, podría ser de día...

    Enhorabuena.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Tu mismo te contestas, creo yo.
    Para mi que he tenido la suerte de ser hijo, hermano, padre, ese es precisamente el sentido que le doy a la vida. Vivir no es otra cosa que aquello que nos está sucediendo en cada momento.
    Recordar mi infancia, o la de mis hijas (ahora adolescentes)y saber que todo eso está en mi, conformandome y haciendo que un poso con mucho peso me habita ese, y no otro es el sentido de la vida, de mi vida.
    Un abrazo enorme

    ResponderEliminar

Amigos que me siguen