lunes, 2 de abril de 2012

Día 157/365


Empezamos semana y empieza la semana santa. Es tiempo de procesiones en la inmensa mayoría de localidades a lo largo y ancho de la piel de toro que habitamos (de repente me viene a la memoria una película de un director manchego), y raro es que cada día no haya alguna o varias, dependiendo del tamaño de la ciudad.

Nazarenos con el rostro cubierto, descalzos, acompañados de banda de cornetas y tambores o en completo  silencio, recorren nuestras calles acompañando imágenes de Vírgenes Dolorosas, Santos Sepulcros, Descendimientos de la cruz, Vera Cruces, Jesús Crucificado, y muchas otras fruto de una cultura en la que la religión ha tenido un papel predominante durante siglos, condicionando la forma de pensar y de vivir de todo un país.

No es por malmeter, pero algunos de esos devotos nazarenos que ahora y durante esta semana se flagelan, hacen ayuno y se mortifican, el resto del año ni siquiera hacen acto de presencia por su iglesia y se dedican a infringir algunos de los mandamientos, principalmente ese nuevo que Jesús, antes de la Pascua, dio a quienes le seguían: Que os améis los unos a los otros como yo os he amado.

¿Cristianos? No, más bien fariseos.

No quiero ni pensar cuál sería su reacción si levantara la cabeza y viera en qué se ha convertido su iglesia.

Título de la fotografía: Éxtasis.

4 comentarios:

  1. Me decía una vieja señora que los católicos o practicantes de cualquier religión no necesitan de grandes lugares de culto sino de la fe que debe rebosar del propio clero.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Buena foto para esta época, el tratamiento es sensacional, perfecto para esta festividad católica.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Vaya careto, desde luego parece estar disfrutando a tope, jejeje...

    Nos tienes acostumbrados a unos excelentes procesados en blanco y negro y si un día lo tienes a bien y te apetece estaría encantado de conocer tus recetas. ;-)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. ¡Cuánta razón tienes, Andrés! Aunque no es justo generalizar, por aquí abajo las procesiones tienen mucho más de costumbrismo folclórico que de otra cosa.
    Qué texturas más chulas tiene ese busto que has fotografiado, y qué bien has compuesto la foto.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Amigos que me siguen