miércoles, 28 de marzo de 2012

Día 152/365


De entre las construcciones que pueden verse en mi ciudad esta es, quizá, una de las que menos me gustan. Se trata de una estructura formada por cuatro pilares de hormigón que sostienen cuatro vigas de acero (supongo que debe ser acero) sobre las que se apoya una cubierta traslúcida, situada en una explanada multiuso, ya que igual sirve para que los niños corran por allí en sus bicicletas, jueguen al fútbol, se organicen conciertos de música (los grupos siempre se sitúan debajo de esta cubierta), se hagan ofrendas florales (las imágenes religiosas se sitúan debajo de esta cubierta), se celebre una misa el domingo de ramos (el altar podemos imaginar donde lo emplazan), etc.

Esta explanada tiene a un lado lo que otrora era una fuente pero que hace tiempo, años, dejó de funcionar y que se ha convertido en un peligro puesto que la altura es considerable y la escalera que llegaba hasta el nivel del agua ahora resulta insuficiente para alcanzar el suelo, con lo cual una caída puede tener malas consecuencias.

Todo estos terrenos estaban ocupados por la estación del tren, pero como el tren hace muchos años que ya no circula por aquí pues se aprovecharon esos terrenos para distintos usos, previa demolición de la estación, de los andenes para los viajeros y para la carga y descarga de mercancías.

El tren y la circunvalación que desvíe por fuera de la ciudad la carretera nacional que la atraviesa de parte a parte son reivindicaciones que durante años hemos hecho pero que, hasta este momento, no han dado resultado, de modo que tenemos que desplazarnos a otra ciudad para poder tomar el tren y soportar el intenso tráfico rodado durante todo el día, todos los días del año. Quien viaje por la nacional 332 en verano, en dirección al sur, hacia Alicante y Murcia, puedo asegurar que recordará la experiencia de cruzar Oliva.

Título de la fotografía: Bajo palio.

6 comentarios:

  1. Una lastima que ese terreno se haya quedado para ese uso un poco disparatado.
    De cualquier modo, también sirve para que un buen amigo mio, salga de vez en cuando y se pase un ratito magnifico haciendo fotos a esa cubierta.
    Gracias por compartir tus experiencias.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Hacía días que no me dejaba caer por aquí. La mala gestión del tiempo y mi pésima organización es el conjunto fatídico para dejar de hacer algunas de las cosas que me gustan.
    En cuanto a estas construcciones, deberemos de acostumbrar nuestra mirada a su presencia. Quizás una manera óptima de hacerlo es saber encuadrarla dentro de una fotografía. Como la muestra que nos ofreces.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Pues para ser una de las que menos te gustan, le acabas de hacer un retrato para ser enmarcado directamente. Genial, Andrés.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Muy chula, me gusta como la has compuesto dividiendo el espacio, una imagen muy gráfica y con un estupendo procesado.

    Girándola 90º a la derecha también funciona muy bien

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Estupenda foto, muy dramática.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Amigos que me siguen