lunes, 26 de marzo de 2012

Día 150/365


Maldito cambio de hora. Cuánta falta me hace esa hora que nos han soplado. Qué duro se me ha hecho hoy el levantarme de la cama para ir a trabajar. No sé cuanto se ahorrará en electricidad pero yo casi prefiero pagar un poco más en la factura de la luz y dormir esa horita; si esos cinco minutos que me quedo remoloneando en la cama después de sonar el despertador me vienen como agua de mayo, imagina el efecto tan devastador que tienen sesenta minutos menos de dormir, y es que duermo menos porque cuando me voy a la cama todavía no tengo sueño y me quedo despierto hasta la que venía siendo la hora habitual de dormir.

Esta tarde he estado leyendo distintos periódicos digitales para ver las editoriales, las reacciones a los resultados de las elecciones de ayer. Hay para todos los gustos y colores, todo depende del cristal a través del que se mire pero, efectivamente, tal y como apunté ayer coincidiendo con otros compañeros, todos han ganado y nadie ha perdido. Todo el mundo satisfecho, aunque unos más que otros, y hasta dentro de cuatro años, Lucas (versión propia del Hasta luego, Lucas), en que me volveré a acordar de tí para pedirte el voto, cuando me volverás a ver por la calle, en el mercado, saludando y repartiendo besos.

Y luego se preocupan por la desafección de la gente con los procesos electorales, de los altos índices de abstención; ¿cómo ha pasado una democracia joven como la nuestra del entusiasmo a esta atonía, a este hartazgo en tan poco tiempo? Opino que la clase política (cada día utilizo más la palabra clase para referirme a los políticos) debería de hacer una profunda reflexión al respecto; entonar un sonoro y, sobre todo, sincero mea culpa y preocuparse de servir a la sociedad, de dar solución a sus problemas y cubrir sus necesidades, y así romper la barrera que, cada día más, los separa de la sociedad, de los ciudadanos que la formamos.

Título de la fotografía: Línea divisoria.

3 comentarios:

  1. Habrá que saber donde se van a situar ello (los políticos) para poder situarse en la otra parte de línea.
    Una foto genial y un trabajo de edición.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Estupenda línea divisoria, una imagen muy gráfica, original y casi transgresora, me gusta explorar los límites y esta imagen me lleva muy lejos, una composición que me resulta muy atractiva por concepto y ejecución, enhorabuena.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Me encanta esa línea de luz atravesando la oscuridad. Probaría un antirruido. Aun así, preciosa foto.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Amigos que me siguen