domingo, 11 de marzo de 2012

Día 135/365


Domingo y buen tiempo son, para un motero, sinónimos de rodada en moto. Y resulta que hoy ha coincidido que es domingo y que hace un día precioso, así que he salido a rodar con la moto.

He hecho una ruta casi idéntica a la que hice unos tres meses atrás, allá por el mes de diciembre, en concreto el día 18. Mucho ha cambiado el paisaje a lo largo de estos meses; de mostrar un aspecto desolado, reseco y moribundo, en el que predominaban los colores ocres, a pasado a mostrarse pletórico, lleno de vida y de color.

La entrada 51/365 de este blog la encabezaba la fotografía de un árbol que titulé Aferrado a la vida, entrada en la que hablaba de las dificultades que tenían algunos árboles para sobrevivir al frío invierno pero cómo terminaban superando esas adversidades para, llegada la primavera, volver a brotar y mostrar su verdor.

Pues bien, ese mismo árbol (o un hermano o primo hermano, porque la foto está hecha en el mismo sitio) protagoniza nuevamente una entrada en este blog para mostrarnos que, por duro que sean el invierno, por grandes que sean las adversidades, al final termina llegando la primavera -aunque todavía falten algunos días el tiempo ya es primaveral- y vuelve a correr la savia por sus ramas, rebrotan y, como este almendro, se cubren de flores.

Con las raíces al descubierto, casi colgando sobre el vacío, sigue aferrándose a la vida y mostrándonos que todavía hay fuerza en su interior, que no se rinde y que, en cuanto tiene la más mínima oportunidad y se dan las condiciones necesarias, nos muestra de qué es capaz, que todavía le queda mucho fruto que dar. Sólo hay que resistir y no rendirse.

Esta es una clara alegoría de nuestra vida. Sea cual sea la situación, la adversidad que nos pone a prueba, no nos rindamos, resistamos, luchemos con fuerza y convicción porque al final: VENCEREMOS.

Título de la fotografía: Aferrado a la vida II - Renacido.

2 comentarios:

  1. Aquella en blanco y negro y tal vez un poco diferente por el encuadre, pero como esta perfecta y hablando de este venceremos.
    Gracias amigo por la alegoría que hago mía esta noche.
    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  2. Una foto llena de color, luz, vida, que invita al optimismo. Muy diferente a las últimas entradas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Amigos que me siguen