jueves, 2 de febrero de 2012

Día 97/365


Que hoy hace frío imagino que es un hecho que todos hemos podido constatar sin necesidad de recurrir a sofisticados equipos de medición; yo sólo he tenido que utilizar mi nariz para percatarme de ello.

Pues si frío hacía esta mañana esta tarde ha sido peor, así que el paseo ha sido rápido porque el cuerpo pedía regresar a casa para volver a ocupar su lugar en el sofá. Así que... quién soy yo para negarle lo que con tanta insistencia pedía. No obstante he tenido tiempo de localizar y fotografiar unas claras muestras de arte rupestre, o quizá no tan rupestre.

Como sabemos (yo lo sé ahora porque cuando he vuelto me he puesto a buscar información por internet) el arte rupestre, o más bien la pintura rupestre, son dibujos hechos por seres humanos durante la prehistoria  sobre rocas, paredes de cuevas, en abrigos rocosos, barrancos, etc. Entre estas pinturas las de las manos parecen ser de las más antiguas y pueden ser de dos tipos, la impresión de la mano previamente mojada en pintura y la de manos negativas, que se hacían apoyando la mano sobre la pared y rociando pintura sobre ella y alrededor, de forma que queda eso, un negativo de la mano.

Y aquí es donde empieza lo interesante. Para Carlos Callejo Serrano, esos dibujos maniformes son una anticipación del arte de la fotografía, si bien se refiere esencialmente a las improntas en negativo que revelan una técnica más avanzada. Las huellas en positivo, mojando la mano en cualquier pintura y apoyándola en la pared, dice que las puede hacer el más primitivo de los hombres, incluso pueden hacerse involuntariamente por un hombre o por un animal. Es decir, que las pinturas que he encontrado esta tarde son todavía más antiguas de lo que en principio había llegado a sospechar, aunque parece ser que, por lo explicado, quien las hizo era muy primitivo.

Pero... ¿que significado pueden tener? Parece ser que existen tantas teorías como autores, aunque todas o casi todas ellas coinciden en atribuirles un caracter mágico.

Para dar respuesta a esta pregunta el Sr. Callejo Serrano considera que lo mejor es preguntarles a los propios autores su significado. No, no pretende hacer ninguna sesión de espiritismo para entrar en contacto con ellos; resulta que la representación de manos en paredes no es una exclusiva de la época paleolítica, sino que ha venido utilizándose hasta nuestros días por los pueblos muy primitivos que todavía quedan en la tierra: australianos, papúes, pigmeos o determinadas tribus atrasadas de indios americanos, y por lo que yo he podido ver, también por una tribu desconocida que habita por aquí.

Bueno, pues parece ser que todos los indígenas consultados coinciden en afirmar que se trata de lugares sagrados destinados a ceremonias rituales.

Así que de todo esto deduzco que hay alguna tribu urbana muy primitiva, parece ser que desconocida por los expertos, que habita en una zona determinada de esta ciudad, que considera el lugar en el que he encontrado las pinturas como sagrado y que destinan a ceremonias rituales.

Yo había visto pinturas urbanas de otras tribus, más conocidas como grafiteros y que parecen estar más evolucionadas, pero desconocía también la existencia de esta tribu primitiva. Creo que debería ponerlo en conocimiento del arqueólogo municipal para que adopten las medidas necesarias para preservarlas y poder realizar un estudio en profundidad.

Título de la fotografía: Pintura rupestre.

3 comentarios:

  1. Bueno, pues hay estás tu para dar fe de la existencia de esas tríbus urbanas que tanto van a dar que hablar.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Tengo siete u ocho fotografías como ésta, todas de niños, por supuesto.

    ResponderEliminar
  3. La imagen me resulta inquietante, misteriosa, casi perturbadora. Buenas texturas y el b/n le viene muy bien para reforzar esa atmósfera. :-)

    Felicidades.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Amigos que me siguen