miércoles, 1 de febrero de 2012

Día 96/365


Ya he terminado de leer el libro Fotografía creativa. La poesía en la fotografía de Chris Orwig. La verdad es que me ha gustado.

Según dice el propio autor en la introducción, el libro lo enfocó como si fuera un taller fotográfico en un libro. Para él, "un taller es algo que puede hacer una y otra vez cuando le hace falta un impulso. Aún más, un taller está diseñado para ser un curso breve que inspira y provoca un rápido y evidente crecimiento. Esta taller está diseñado para principiantes, para entusiastas y para profesionales; para mis antiguos estudiantes y para los que vendrán. Me crea o no, está diseñado para fotógrafos y no fotógrafos. No hay alma que no necesite una dosis regular de inspiración, una perspectiva nueva y una bocanada de aire fresco".

Sostiene que aprender fotografía requiere que escuchemos algo más que nuestra voz; por ello, a lo largo del libro aparecen distintos oradores invitados -todos ellos fotógrafos de reconocido prestigio- a los que formula las siguientes preguntas:
  • ¿Qué es lo que le inspira?
  • ¿Qué hace que una fotografía sea buena?
  • ¿Qué cualidades como persona debería cultivar un fotógrafo?
  • ¿Cuál sería su consejo para los aspirantes a fotógrafo?
Resulta interesante ver la diversidad de respuestas que ofrecen a idénticas preguntas. De todas ellas me llamó poderosamente la atención la concreción de las respuestas ofrecidas por Marc Riboud, pero todas y cada una de las respuestas de los distintos oradores resultan esclarecedoras y muestran la diversidad de enfoques que dan a la fotografía.

"...es importante recordar que no tiene que saberlo todo para ser bueno en algo" y "Lo bueno de la fotografía creativa es que todos podemos elegir nuestro propio camino" son algunas de las notas que he ido tomando a lo largo de la lectura del libro, y tengo muchas más anotadas que iré releyendo.

Y terminado este libro he empezado con la lectura de Fotografía creativa en blanco y negro de Harold Davis. Creo que está quedando de manifiesto mi preferencia por el blanco y negro a la vista de las numerosas fotografías que a lo largo de los ya tres meses que llevo publicando entradas en este blog, así que espero que sea fuente de inspiración y medio de aprendizaje para mejorar mi escasa técnica.

Pero hoy no haré uso del blanco y negro.

Título de la fotografía: Ofrendas in memoriam.

2 comentarios:

  1. Yo tambien he terminado recientemente la lectura de ese libro.. Me ha gustado por lo que enseña de creatividad no al buscar la tecnica, las reglas, sino por lo que aporta a la actitud de quien tiene una cámara en sus manos y quiere aprender a ser creativo.
    Un placer de lectura. Te agradezca aquella primera reseña.
    Me gusta la imagen de hoy mucho, tiene un gran detalle y está muy bien encuadrada, pero yo también prefiero el b&n.
    Un abrazo mi amigo.

    ResponderEliminar
  2. Marc Riboud es un fotógrafo que además de ver su gran obra, merece ser leído.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Amigos que me siguen