domingo, 26 de febrero de 2012

Día 121/365


Pues sí, esta mañana me he levantado temprano, me he pertrechado con la ropa y protecciones de motero y he salido con los compañeros a dar una vuelta con la moto y almorzar, tal y como proyecté ayer.

Cuando he llegado al lugar en el que habitualmente nos encontramos sólo estaba mi amigo X, a quien ya hacía algún tiempo que no veía y ha sido una alegría reencontrarme con él. Hemos estado charlando y poniéndonos al día de las novedades hasta que ha llegado otro compañero que, a su vez, nos ha contado que el domingo pasado uno de los compañeros sufrió un accidente con la moto que le ha llevado al quirófano con una muñeca rota. No veas como se te queda el cuerpo cuando te cuentan algo así, y todavía es peor si has sido testigo directo del accidente.

En fin que hemos salido a la carretera y, en una parada en un cruce, a uno de los compañeros se le ha enganchado el pié no sabe cómo ni  en qué y, de parado, han ido al suelo él y su moto, afortunadamente sin consecuencias para ninguno de los dos. Cuando ha puesto en marcha la moto seguía haciendo el mismo ruido a tornillos sueltos que antes de caer, tal y como es de esperar en una moto italiana, que tienen mucho diseño pero un motor que suena como si se le estuvieran soltando las piezas.

Después de almorzar, de vuelta a casa, más curvas y curvas, a derecha e izquierda, abiertas y cerradas, y en muchas pensando cómo se nota la inactividad, cómo se nota que ya hace más de un mes que no había salido con la moto. En fin, como siempre yo en mi línea, de moto escoba. Sí, esto es como ir en bicicleta, nunca se olvida, pero sí se pierde destreza y, sobre todo (al menos en mi caso), confianza.

Sea como fuere hemos sido afortunados y hemos regresado indemnes a casa. Yo, además, con la batería un poco más cargada :)

El resto del domingo como muchos otros, tranquilo leyendo, hoy además escuchando a Bach, salidas las justas, y punto final al domingo. Ya echamos el cerrojo a otra  semana.

Título de la fotografía: Cerrado en domingo.

3 comentarios:

  1. Una imagen preciosa, con un equilibrio en la composición que deja clara tu maestría y un revelado perfecto. Eres un artista.
    Cuidate, ojo con la moto y las curvas.
    Poquito a poquito.
    El resto del domingo por lo que veo en el mejor de los mundo, buena música y un libro entre las manos. ¡¡¡genial!!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Bonito detalle para trabajar las texturas. Te ha quedado estupenda, con un b/n, soberbio.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  3. Esto significa sin lugar a dudas que definitivamente convenciste a tu santa y que no tuvo que interceder por ti y por tu bateriá el Chueca .... jajaja ... Me alegro, Andrés.
    Buena forma de terminar la semana y buena imagen para ilustrarlo. Aunque ese candado no le pega nada. Menos malq ue el blanco y negro nos lo oculta un poquito y no nos muestra el color típico de esos candados nuevos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Amigos que me siguen