miércoles, 22 de febrero de 2012

Día 117/365


Toda mi vida he sido un apasionado de la tecnología; siempre me han gustado toda clase de gadgets electrónicos, especialmente los relacionados con la informática.

Recuerdo cuando compré el Spectrum, los juegos que compré y las horas que pasé delante de la televisión jugando con mis amigos a baseball, a tenis y a cualquier juego que conseguía copiar en las cintas de casete que servían de soporte para los programas; cómo lo sustituí por un Amstrad CPC6128, a este por un PC clónico con dos disqueteras de 5,25", al que quise instalar un disco duro de 10 Mb que valía tanto como el PC y al que renuncié justo por ese motivo, y ya no recuerdo con tanta claridad los sucesivos ordenadores que fueron siendo sustituidos por otros más modernos y potentes hasta llegar al portátil que ahora mismo estoy utilizando, además del netbook y del PC que utiliza mi esposa, sin contar otro portátil que tengo por ahí que no utilizamos porque se ha quedado totalmente obsoleto.

Lo mismo me ha sucedido con los teléfonos móviles; desde el primer Alcatel, del tamaño de un zapato del número 45, hasta el smartphone que utilizo ahora y que me permite llamar por teléfono, escuchar la radio y música, hacer fotografías con una resolución de hasta 8 mpx, grabar y reproducir vídeo, conectarme a internet en cualquier parte, leer el correo electrónico y visualizar páginas web, y no se cuantas cosas más.

Empecé, en su momento, participando en salas de chat para terminar en las redes sociales a través de blogs y facebook; también utilizo whatsapp y justo ayer terminé creándome una cuenta en Twitter, "lo único que te faltaba" han dicho más de uno/a al enterarse. Este último paso me ha costado bastante, no acababa de verle la utilidad a esta aplicación a pesar de haber escuchado a gente que lo tiene diciendo lo fantástico que es, cómo te permite mantenerte informado de todo en tiempo real e interactuar con otros acerca de esas mismas noticias (además debo confesar que me resultaba extraña y confusa la terminología asociada al programa -tweet, retweet, tweetear, hastag,...).

Y ahora viene la pregunta del millón. ¿A santo de qué viene todo esto? Pues la verdad es que no tengo ni idea, porque desde luego nada tiene que ver con la fotografía excepto el hecho de que a través del blog comparto las fotos que voy haciendo, que facebook me permite también compartir estas mismas fotos y mantenerme en contacto con gente a la que veo más o menos frecuentemente y enterado de lo que pasa en sus vidas (también ver fotos que comparten), ver multitud de fotos de otros aficionados y aprender de sus particulares modos de observar y plasmar su mundo en sus respectivos blogs y comunidades en las que participan de forma más o menos activa.

Pero todo esto lo ha provocado la novedad que para mí supone Twitter, un medio de recabar información de actualidad y de compartirla, incluso a través de fotos, todo ello a través del espacio radioeléctrico en forma de ondas electromagnéticas.

Título de la fotografía: Ondas (celebrando el 155 aniversario del nacimiento de Heinrich Rudolf Hertz).

5 comentarios:

  1. Nada viene por nada. Siempre hay un hilo conductor.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Bueno pues ya estás en el mundo cibernetico a tope total je je .
    Yo durante un tiempo también me lo tome por ese lado pero al final fui dejando redes y me quede reducido a la minima exppresión, es decir a los dos blogs que mantengo.
    Bueno pues solo me queda desearte que te vaya bien en lo alto de las ondas.
    Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  3. Te vas a quedar sin tiempo si estás enganchado a todas las redes, jeje. Creo que hay que elegir bien y quedarnos con lo que realmente nos interesa, no podemos llegar a todos los sitios. También estuve enganchado a todo tipo de redes sociales y al final corté por los sano, a veces por aburrimiento, otras por hastío, otras por falta de tiempo. Pero, claro, hay que conocerlo para saberlo.

    Por cierto, la foto, genial, me gusta el detalle, parecen garras.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  4. Enhorabuena por la imagen, te ha quedado un bello abstracto con esas atractivas formas.

    En horizontal también me gusta mucho. ;-)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Que bueno ... recuerdo que mi primer ordenador, hace ya algunos ( bastantes ) años ha sido el que más me costó, economicamente hablando y hay que ver que cacharro. Por supuesto ni windows había nacido, ni se le veía en proyecto. Todo sistema operativo MS-DOS y con unos programas que ahora ni para los museos. Que barbaridad !!! Ya no hablemos de los móviles ... esa si que es una historia para no contar.
    Recuerdos que me llevan a ... como tu has hilado al final, a felicitarte por el juego de curvas de la imagen.
    Un abrazo Andrés.

    ResponderEliminar

Amigos que me siguen