martes, 31 de enero de 2012

Día 95/365


Al buen tiempo mejor cara, y hoy ha hecho un día fantástico así que me he puesto mi mejor cara, lo cual no es decir mucho porque caras como la mía...

La mañana ha pasado hoy mucho más rápido que ayer, confirmando que el tiempo es algo muy relativo, que no siempre un minuto dura un minuto, ni una hora dura siempre lo mismo, y así sucesivamente. A mí, particularmente, los años se me van ahora mismo casi sin darme cuenta. Apenas hace unos días estábamos en plenas navidades y ya se nos ha ido el mes de enero. Menos mal que febrero tendrá un días más gracias a que este año es bisiesto y así nos podrá durar más.

Esta mañana me ha llamado una amiga; antes trabajábamos juntos y ha sido una alegría hablar con ella. Nos hemos preguntado mutuamente por la familia y nos hemos sorprendido por igual cuando nos hemos dado cuenta de cómo habían crecido nuestros respectivos hijos y, en ese momento, también hemos sido conscientes de cómo habían pasado los años. En fin, que los hijos creciendo y nosotros envejeciendo, pero como el vino, para mejorar y ganar cuerpo (sobre todo cuerpo, que ya no sé ni las tallas que he aumentado a lo largo de los años).

Y ya por la tarde, como todos los días y para no variar de costumbres, a pasear y buscar la foto para hoy. Cuando estaba haciendo fotos ha pasado un conocido que se me ha quedado mirando y me ha dicho, sin detenerse, "acabaràs rascant el cristal", que viene a ser algo así como Termirás cazando moscas. Tampoco creo yo que hacer fotos, por extraño que pueda parecerle a alguien lo que estés fotografiando, sea un síntoma de enajenación mental o algo por el estilo.

Sé que a todos los que nos gusta la fotografía en algún momento nos han mirado de forma extraña, ya lo hemos comentado anteriormente, pero sólo diré que bendita locura esta que nos hace apreciar lo que nos envuelve, que nos enseña a ver la belleza de cuanto observamos y disfrutar de la vida.

Así que pongamos una sonrisa en nuestra cara y sigamos disfrutando.

Título de la fotografía: Una sonrisa, por favor.

2 comentarios:

  1. Enajenación mental? Todo lo contrario, Andrés, todo lo contrario. Es un síntoma de vida, de belleza y apreciación.
    No cambies de idea, sigue sonriendo y disfrutando, y regalando fotografías al mundo. Bendita locura!

    Un abrazo, un placer encontrarle!

    ResponderEliminar
  2. Buena abstracción fruto de un atento ojo, enhorabuena.

    Las oportunidades de captar aquello que no se ve a simple vista o de dar una lectura diferente a lo representado son incontables, ahí afuera hay un universo infinito de imágenes que te esperan.

    Un abrazo y mis ánimos.

    ResponderEliminar

Amigos que me siguen