lunes, 30 de enero de 2012

Día 94/395


Ha sido un día extraño. No sé si por ser lunes o porqué pero estoy de bajón. La mañana se me ha hecho interminable y la tarde tampoco ha sido mucho mejor. Cuando he salido de casa con la cámara en el bolsillo no tenía ninguna idea de hacia donde ir y sin pensar en ello he terminado andando por el paseo con la mirada fija en el suelo.

De repente una hoja caída de uno de los árboles que bordean el paseo, de la misma especie del que ayer comentaba habían cortado, un platanus hispanica, en el suelo. Me detengo, la miro y me inclino con la cámara para hacerle una foto.

Sigo andando y empiezo a pensar en que la batería de la moto está hecha polvo, que no arrancará cuando vaya a sacarla y, casi sin darme cuenta, cambio el sentido de mi marcha; me encamino hacia el taller para pedirles una nueva. Definitivamente llego a la conclusión de que la moto es un artículo de lujo, de no ser así no se puede comprender que las piezas de recambio valgan lo que piden; cuesta más dinero una batería para la moto que para el coche, aunque también es cierto que la moto también vale bastante más que el coche -en comparación- y ofrece bastante menos comodidades, pero lo compensa con las emociones que provoca.

Salgo del taller con la batería dando vueltas por dentro de mi cabeza, y son casi cuatro los kilos que pesa, para ir a la tienda en la que unos días atrás le hice una foto a la carnicera; cuando llego está atendiendo a una clienta y en cuanto termina le enseño cómo quedó la foto. Se muestra satisfecha con el resultado y comenta que le gusta así, en blanco y negro.

De vuelta a casa sigo dándole vueltas al tema de la batería. Lo comento con mi mujer y coincide conmigo en que barata no es. Pero me pongo a pensar y llego a la conclusión de que cara tampoco, si consideramos que todavía llevo montada la de fábrica y ya son 5 años y más de 47.500 km los que lleva al pié del cañón. Si la nueva es capaz de aguantar lo mismo la verdad es que no resultaría cara.

En fín, que sin batería la moto no funciona y  no puede estar parada, mejor dicho no quiero que esté parada porque para eso no la compré. Lo suyo es hacer kilómetros y lo mío disfrutarla.

Hace bastante frío; hoy se notaba que es invierno... las hojas de los árboles siguen cayendo y ofreciéndonos la posibilidad de utilizarlas como motivo fotográfico.

Título de la fotografía: Hoja caída.

5 comentarios:

  1. A pesar del día frío, felicidades por inmortalizar esta hoja. Me recuerda al paseo de las estrellas pero en este caso homenajeando al otoño.
    Con tu permiso me quedo por acá para disfrutar de esta genial colección de tomas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Cambia la batería y disfruta! Esta vida solo se vive una vez.
    Me gusta la foto y el comentario.

    ResponderEliminar
  3. Yo fui motero muchos años. Motero de concentraciones invernales. Con una Moto Guzzi le Mans con embrague para hombres lobo y arranque a pedal cuando no iba la batería. No hay nada igual. Disfrutala moto, ráfagas!

    ResponderEliminar
  4. Yo voto porque compres la nueva batería Andrés. Hay que comprarla. La moto no puede estar parada. Si hace falta hablar con tu santa, yo me presto a ello.

    Es cierto lo que dices que aveces encontramos buenos protagonistas por el suelo. A mi hay veces que me da por fijarme solo en el suelo y claro, pasa lo que pasa, que de vez en cuando me llevo algún coscorrón.
    Un abrazo Andrés y ya nos mantendrás informado de cuando sales a disfrutar con tu moto.

    ResponderEliminar
  5. Agradezco vuestros comentarios y consejos, pero me hubiera hecho más ilusión una simple aportación económica XD XD. Vamos a ver, que se tranquilice todo el mundo que la batería se cambiará, faltaría más que la moto se quedase en el garaje por algo como eso. Tanto mi mujer como yo coincidimos en que se cambia lo que se tenga que cambiar, así que no será necesario que Jesús la tenga que convencer porque ya lo está, pero gracias por tu ofrecimiento Jesús ;-) es todo un detalle por tu parte.

    Además, no puedo dejar de cambiarla porque tengo que consumir, dentro de mis posibilidades, para hacer que la economía se recupere; la moto en el garaje no consume gasolina y así no puedo contribuir a las arcas públicas con el importe del impuesto sobre carburantes ni con el céntimo sanitario, y eso no puedo permitirlo, a ver si por eso no pueden hacer frente a algún pago; y si no salgo con la moto tampoco tendré que cambiarle el aceite del motor y eso tampoco lo puedo consentir, hay que mover el dinero para que la economía remonte.

    Pero a pesar de todo... sigo pensando que es una pasta lo que piden por una batería de moto :-)

    ResponderEliminar

Amigos que me siguen