miércoles, 11 de enero de 2012

Día 75/365


Sigo con la lectura de Fotografia creativa. La poesía de la imagen. La parte que hoy me ha tenido enganchado al libro trataba acerca de qué tipo de lente usar: fija o zoom, macro, ojo de pez, gran angular, teleobjetivo o normal. Y precisamente leyendo la parte dedicada a la lente normal, al 50 mm. de toda la vida (ahora reconvertidos en unos 31 mm, aproximadamente, para quienes no utilizamos DSLR de formato completo de Canon), en la que describe las bondades de este objetivo para el autor, me ha venido a la cabeza alguien a quien no conozco personalmente pero con quien siento gran afinidad, surgida esta de la contemplación de sus fotografías, de la lectura de los textos que en ocasiones las acompañan y de los comentarios que hace sobre el trabajo de otros que, como yo mismo, comparten sus fotografías a través de distintos blogs a los que, sin duda alguna, honra con su seguimiento y comentarios.

El texto en cuestión que ha provocado esa rememoración es el siguiente: Aunque los otros tipos de lentes tienden a darle sabor a las cosas, la lente de longitud focal normal es única. Pienso en las lentes normales, la lente de 50 mm. por ejemplo, como eterna, natural, honesta, fiable, digna de confianza y justa. Es una lente sin pretensiones con un alma seria y genuina. No es demasiado dramática y, definitivamente, no juega malas pasadas. Si tuviera que hacer una comparación, diría que, aunque otras lentes son brillantes, la lente de longitud focal es como la lona, la pana o la madera natural. Si fuera una nota de un piano, sería mi do.

Podría continuar. ¿Por qué tanta poesía sobre una lente normal? Es porque quiero darle a esta lente, a menudo pasada por alto, una segunda oportunidad. En mi opinión, la lente de 50 mm. es la mezcla perfecta de forma y función; es compacta y fácil de llevar. La lente normal no molesta y no es un obstáculo. Ve el mundo de una forma que está cerca del ojo humano. La de longitud focal normal requiere que el fotógrafo haga su trabajo; no puede contar con algo más. Las imágenes que crea esta lente son honestas y verdaderas.

Sin un zoom, cuando utilizo esta lente, tiendo a acercarme, algunos dirían que demasiado. Cuando fotografío a una persona, esto podría dar como resultado un poco de distorsión en la cara. Creo que un toque de distorsión da una sensación afable, honesta e íntima. Además, como es una lente focal más corta que la mayoría, me ayuda a salir de mi zona de comodidad. La falta de zoom hace que tenga que moverme y comprometerme.

Hasta aquí la cita, literal, del libro. Ahora mi cosecha propia. Esta persona a la que me refiero tiene precisamente un blog titulado Óptica fija. 50mm f/1.8. Creo que ese título y el uso de esa focal por su parte no hacen más que reflejar una parte de su personalidad, de su forma de ser, ver y afrontar la vida, de  relacionarse con su entorno, de preocuparse por aquellos que le rodean y de ofrecerse cuando presiente que necesitan de su ayuda, de su apoyo.

Hace pocos días leía una entrada en su blog en la que ofrecía su apoyo y un abrazo a un amigo. Tengo que reconocer que me emocionó la lectura de esa entrada y la foto que la encabezaba. Dice mucho de alguien una manifestación pública como esa.

Pues esa personalidad es la que hoy he querido retratar. Creo que, de algún modo, queda reflejada en esas  ventanas que muestran las cortinas que protegen el interior de las viviendas de las miradas ajenas pero que dejan una rendija abierta por la que atisbar, al tiempo que reflejan, con los distintos tonos que ofrece la luz del atardecer, cuanto sucede frente a ellas. Esas mismas ventanas, aún con las cortinas, al oscurecer el día dejan escapar a través de ellas parte de la luz que ilumina el interior, ofreciéndola a quienes transitan frente a ellas y, al mismo tiempo, dejando entrever lo que sucede de ventanas adentro.

¿Que no conoces a esta persona? Aquí y aquí podrás encontrar algunos retales de ella.

Título de la fotografía: Ventanas.

7 comentarios:

  1. Me gusta. :-)

    Simetría, repetición, ritmo, tonos atractivos y un contrapunto suelen ser buenos ingredientes.

    Felicidades.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Yo sólo uso el 50 mm 1.8. Buena composición

    ResponderEliminar
  3. Bueno amigo Andrés, como me dejas con esta entrada de hoy. No encuentro palabras para agradecerte los elogios, inmerecidos (uno es como es sin que eso signifique nada más que eso, algo de lo que uno disfruta pero de lo que no cabe ponerse ninguna medalla) de los que me vistes.
    Lo mejor de todo esto es que debido a que yo soy de un modo y que tu valores (en exceso en este caso) esa manera de ser, pues nos hemos hacho amigos y poco a poco hemos ido descubriendo eso que tan difícil resulta de descubrir incluso cuando la amistad nace de un conocimiento cara a cara.
    Bueno para mi es un placer contarme entre tus amigos y espero que podamos conocernos para de esta manera poner palabras, que no solo letras, a nuestra filosofía de vida, a nuestras aficiones a la lectura y a la fotografía.
    Un placer de verdad.
    La foto de hoy me parece un lujo de calidez. Y ademas una alegoría a eso de lo que hablas en tu texto, a ese modo de transmitir aquello que a veces no queremos mostrar abiertamente.
    Estoy buscando el libro como loco porque me apetece muchísimo leer a alguien que habla de la técnica fotográfica del modo que lo hace Chris Orwig.
    Ya te contaré.
    Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  4. Buena foto y un buen homenaje a un gran fotógrafo y sobre todo persona.

    Un abrazo a ambos.

    ResponderEliminar
  5. Bueno, bueno Sr. Andrés. Aquí me has pillado y todo lo que pueda decir del Sr. Luis Serrano, sería poco. Lo conozco desde hace algunos meses ya y desde luego decir que es buena gente sería quedarse muy corto. Es un gran amigo. Un amigo de esos que siempre está ahí y que simplemente por la fotografía que publica uno ya sabe como andas de fuerzas, de ánimos ... Tiene una sensibilidad especial y aunque a él no le gusta que se lo diga, ya lo has podido comprobar, es un Artista de los pies a la cabeza. Y pese a todo me quedo con el Luis Serrano persona, así que imagina. Un abrazo Luis.

    Sr. Cardona la fotografía de hoy es una cierto total. Y su dedicatoria de lujo.

    ResponderEliminar
  6. Una foto excelente, y un buen homenaje.
    Por cierto, me decepcionó un poco el libro que comentas.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. estic patint! queden dos minuts!jajaja espere la foto! :)

    ResponderEliminar

Amigos que me siguen