viernes, 6 de enero de 2012

Día 70/365


Hoy me he dado cuenta que todavía no he incorporado mi foto al perfil en Blogger. Bueno, tampoco es que me haga ninguna ilusión especial pero es cierto que, al menos a mí, me gusta poner rostro a las personas con las que tengo alguna relación, sea esta del tipo que sea.

Cuando converso con alguien por teléfono siempre imagino las expresiones faciales de esa persona como respuesta al mensaje que le estoy transmitiendo; del mismo modo, cuando escribo un correo electrónico tengo una clara tendencia a imaginar el tono de voz, la entonación que su destinatario le dará conforme lo vaya leyendo, lo que me lleva, en muchas ocasiones, a rectificar lo que he escrito porque no suena igual escrito que vocalizado. Supongo que esto mismo le sucederá al resto de personas al realizar estas mismas actividades.

Pues a la espera de mejor ocasión y resultado hoy me he hecho un autorretrato lo que diríamos "a bote pronto", no por vanidad, porque no hay motivo para ello, sino por posibilitar que quienes no me conocen personalmente y no han tenido ocasión de ver fotos en las que aparezco yo, puedan poner un rostro al autor de las fotografías y reflexiones que aquí aparecen publicadas, aunque estoy seguro que muchos de ellos, a la vista del resultado, pensarán que para esto mejor no haber puesto ninguna foto.

De todos modos llegará el día, y no falta mucho para ello, en que me muestre como realmente soy o, mejor dicho, como soy físicamente, porque el interior de una persona es mucho más complicado de retratar y mostrar.

Título de la fotografía: Autorretrato a las puertas de una de las casas de Dios.

1 comentario:

  1. Tu fotografía te define perfectamente, tus palabras más...
    Un abrazo, el interior es lo que cuenta...siempre!

    ResponderEliminar

Amigos que me siguen