domingo, 18 de diciembre de 2011

Día 51/365


Aunque no me he levantado a tiempo para salir en compañía, hoy tocaba moto. He hecho más o menos el mismo recorrido que la semana pasada pero hoy mucho más tranquilo, disfrutando de la conducción y, en lo posible, del paisaje.

La mañana ha sido casi perfecta, con sol aunque fresca y la molestia del viento. En total han sido unos 130 km por diversos tipos de carretera; desde autovía hasta locales, con curvas, muchas curvas y algunos parajes impresionantes.

Me he quedado con ganas de hacer fotos de alguno de estos lugares pero, incluso yendo en moto, no era posible parar a un lado para poder sacar la cámara porque la carretera era muy estrecha, sin ningún tipo de arcén, y además en una zona de curvas sin prácticamente visibilidad.

No obstante he disfrutado parando en otros lugares para contemplar el paisaje y maravillarme ante el empeño que pone la naturaleza por sobrevivir. Los árboles pierden todas sus hojas, sólo se ven sus resecas ramas que surgen de rugosos troncos, dan la impresión de estar muertos pero sabes que, con el cambio de estación, con la llegada de las lluvias primaverales y el calor, volverán a brotar y mostrarse espléndidos en su verdor.

Algunos tienen verdaderas dificultades para sobrevivir, pero su empeño por superar las adversidades que la propia naturaleza y, como no, el hombre, empeñado en destruir cuanto encuentra a su alrededor, les plantean. Un claro ejemplo de esto que acabo de decir es el árbol que protagoniza la imagen del día, que reseco cuelga sobre un barranco en precario equilibrio pero que se aferra a la vida hundiendo sus raíces en una tierra que le resulta esquiva, que huye de él y le abandona, pero de la que extrae fuerzas para intentar superar la estación sabiendo, o sin saberlo que tanto le da, que más pronto que tarde llegará la ansiada primavera.

Título de la fotografía: Aferrado a la vida.

4 comentarios:

  1. Bonita y sugerente imagen, no sé qué posibilidades de encuadre tenías pero así también me gusta, enhorabuena.

    El procesado le sienta muy bien.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Toda una lección de sobrevivencia. Todo un trabajo por el futuro que estando ahí, a la vuelta de la esquina, se hace de rogar.
    Tenemos tanto que aprender.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Aferrado a la vida, da que pensar ese titulo. Buena toma y mejor sinopsis, me gusta leerte.
    Gracias por deleitarnos cada día con tus vistas y tus comentarios.

    ResponderEliminar
  4. Si me lo permites por aquí me quedo. Excelente trabajo.

    ResponderEliminar

Amigos que me siguen