domingo, 11 de diciembre de 2011

Día 44/365


"El aparecido", así se han referido hoy a mí los moteros con los que salgo normalmente. Es comprensible si tenemos en cuenta que hacía casi dos meses que no acudía a una de las habituales salidas de los domingos. Y para variar (añade un ligero tono irónico) hoy hemos ido a Gorga, una carretera con más curvas de las que yo desearía y, para más inri, se ha puesto a llover antes de llegar, con lo que la conducción ha ganado en emoción (sustituye aquí emoción por acojone). En fin, que las ruedas nuevas muy bien, el que ha bajado en destreza he sido yo que casi me he salido de la carretera a la entrada de un puente.

 Y esta tarde hemos ido a pasear por la playa mi esposa, Leia y yo. Mientras ellas dos paseaban yo me he dedicado a hacer fotos del mar, del cielo, de la arena, de las olas en la arena, de las dunas, de la vegetación de las dunas, de los cañaverales que hay por los huertos abandonados junto al mar (consecuencia de la fiebre inmobiliaria que también hemos sufrido).

Y todo en el momento en que el sol iba hacia su ocaso, tiñendo el cielo con blancas nubes de unos dorados increíbles. En un corto espacio de tiempo el cielo cambia su color y las nubes dejan de ser blancas para adquirir mil y un tonos distintos. Y el ojo no tiene un instante de reposo porque no quiere perder detalle de todo cuanto acontece alrededor; miro el cielo y las nubes y la cámara dispara; miro el mar y la cámara dispara; miro los árboles y la cámara dispara, miro los penachos de las cañas recortados contra el cielo que se han vuelto de oro por efecto de la luz del sol y la cámara dispara. Ya tengo la foto de hoy.

Título de la fotografía: Ocaso.

3 comentarios:

  1. Molt bonic Andrés, i a la Dona i a Leia, no els has fet cap foto? Mira, mira...
    Xaro

    ResponderEliminar
  2. Muy bonita si señor. Un trabajo excelente.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Preciosa la foto y del texto diré que me llena de envidia (de la más verdosa)... soy un enamorado del mar y de la mar (que no de la playa). Todo cuanto has disfrutado en un instante es un privilegio, así es, eres un privilegiado al poder observar cuando quieras esos momentos.
    Cordiales y envidiosos saludos... jejeje

    ResponderEliminar

Amigos que me siguen