martes, 22 de noviembre de 2011

Día 25/365


Lo que ha sucedido hoy no me había sucedido desde que empecé con este proyecto fotográfico-bloguero.

Cuando está todo el día lloviendo sin parar y no puedes salir a la calle para buscar y, en su caso, encontrar la imagen que necesitas para publicar, ¿qué haces? Porque claro, hoy no puedo alegar aquello de "Estoy de domingo", en primer lugar porque no es domingo, es martes; en segundo lugar porque ese recurso lo guardo para alguna otra ocasión y no es conveniente abusar de determinados recursos.

He intentado hacerle alguno foto a Leia, la perrita (no diré de mi mujer porque puede dar pié a malentendidos, pero lo cierto es que és de ella), pero no estaba muy por la labor; imagino que también le influirá este tiempo y por eso se negaba a hacer ningún posado, a pesar de que he estado tentándola con toda clase de golosinas perrunas.

Sea como fuere ha llegado la hora de merendar y, como mi barriga ha empezado a desarrollarse demasiado y ha adquirido unas proporciones un poco preocupantes, he decidido que unas mandarinas serían un buen tentempié hasta la hora de cenar y además, como tienen mucha vitamina C, ayudan a prevenir los resfriados (fundamental en esta época del año), evitan el envejecimiento prematuro (esto es muy importante cuando  ya has cumplido los 50), previenen enfermedades degenerativas (de eso creo que todavía no tengo pero por si acaso), y otras muchas propiedades que no voy a enumerar porque la lista sería demasiado larga.

Así que he cogido unas cuantas mandarinas, las he puesto en un plato y después de pelarlas y comerme una, he pensado que quizá sería una buena idea hacer una especie de bodegón, eso sí, de andar por casa porque a mí estas cosas, como otras muchas, no se me dan demasiado bien.

Y como querer es poder y por aquello de "la imaginación al poder", este que has visto es el resultado. Espero que te guste como a mí me han gustado las mandarinas.

Título de la fotografía: Vitamina C

4 comentarios:

  1. EH! reclame els drets que les mandarines deuen ser les meues no?vos agraden? jajaja molt xula :)

    ResponderEliminar
  2. Santa Rita, Rita, lo que se da no se quita!! Ara jo no són teves.

    Sí que estan bones, sí.

    ResponderEliminar
  3. Que apetitosas!! dan ganas de comérsela.

    ResponderEliminar
  4. El color es fantástico. Da ganas de coger un gajo y comértelas. Como bien dices tienen mil propiedades y la mejor de todas es que están riquísimas, sobre todo si coges una bien madurita paseando por la huerta, la pelas y la comes. Si a Leia le gusta el plátano te contaré un secreto, a mi Nur le chiflan las mandarinas. Ha llegado a morderlas cuando aún estaban en el árbol, o lo que es mejor recogerlas del suelo y traerlas para que le peles una.
    La foto es CHULISIMA!!!!

    ResponderEliminar

Amigos que me siguen