martes, 15 de noviembre de 2011

Día 18/365


Durante bastante tiempo he estado dudando qué fotografía iba a publicar hoy en este blog. Dos imágenes completamente contrapuestas que he tomado esta misma tarde me han tenido delante de la pantalla del ordenador, saltando de una a otra comparándolas, observando qué sensaciones me provocaban cada una de ellas al contemplarlas.

Al final se ha impuesto la que ves porque me transmite esas sensaciones que asociamos con el otoño. Árboles que van poco a poco perdiendo sus hojas, flores que se marchitan y jardines alfombrados con esas hojas caídas que amortiguan nuestros pasos sobre la gravilla, todo ello acompañado de ese frío que, de día en día, va haciéndose más patente.

Además de todo esto, cierto incidente que me ha ocurrido esta mañana ha sido capaz de alterar mi estado de ánimo y durante el resto del día, el que era un día soleado, de repente se ha convertido en gris y desapacible  a pesar de que el sol seguía luciendo y la temperatura era muy agradable.

Es curioso observar cómo nuestro estado de ánimo nos inclina a tomar unas u otras imágenes, cómo estas  mismas imágenes son capaces de alterar ese mismo estado.

Pues ese estado en que me he encontrado hoy ha sido el que me ha llevado a hacer esta fotografía, la de unas hojas caídas en pleno proceso de descomposición, pudriéndose.

Título de la fotografía: Naturaleza muerta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Amigos que me siguen