miércoles, 9 de noviembre de 2011

Día 12/365




Quizá no haya mejor compañía, en mi opinión, que un buen libro. La tranquilidad de estar en casa cómodamente sentado en el sillón, o tumbado en el sofá, leyendo mientras suena el Quinteto para clarinete, K 581, de Mozart en los altavoces del equipo de música, es algo inigualable.

Quien me sigue en facebook sabe de mi afición a leer. Pues bien, hace pocos días se ha publicado el libro "El temor de un hombre sabio", de Patrick Rothfuss, continuación de "El nombre del viento", que se trataba de una novela de aventuras, de historias dentro de otras historias, de misterio, de amistad, de amor, de magia y de superación, tal y como se describe en la solapa interior del propio libro.

"El nombre del viento" tuvo una excelente crítica y unas ventas millonarias. Hay quien ha llegado a comparar a Rothfuss con J.R.R. Tolkien, el autor de "El Señor de los Anillos" pero, en mi pobre opinión, Tolkien sólo hay uno, de momento.

Fue una novela que me gustó y dicen que esta segunda parte es tan buena o mejor que la primera. Así que me he preparado para disfrutarla y, para ello, nada mejor que refrescar la memoria releyendo la primera parte de la saga.

Y he convertido en imagen del día el libro abierto con las ya necesarias gafas para leer de cerca (se notan los años en la vista, entre otras cosas) y una taza de café descafeinado, pues no soy muy amante del café.

Por cierto, el Quinteto para clarinete de Mozart es una verdadera delicia. A mi amigo Javier Pons le tengo que agradecer haberme descubierto esta y otras muchas obras de música clásica de las que, otro día con más tiempo, hablaremos.

Título de la foto: El placer de la lectura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Amigos que me siguen