lunes, 7 de noviembre de 2011

Día 10/365


Definitivamente ya estamos en pleno otoño; los días son mucho más frescos que hace apenas un par de semanas y la lluvia ya hace acto de presencia con cierta frecuencia, por no hablar de lo pronto que oscurece.

Sales a pasear y vas metiendo las manos en los bolsillos porque el frío empieza a notarse, al tiempo que vas escondiendo el cuello como las tortugas para dejar expuesto a ese frío lo menos posible. Y ves a la gente con el paraguas, porque la lluvia ha hecho acto de presencia de forma intermitente durante todo el día, que se apresura por la calle esquivando algún que otro charco al cruzar de una a otra acera.

Las calles recién mojadas que hace que los colores se vean mucho más intensos y brillantes, donde los negros se vuelven negros absolutos y se reflejan los edificios, los árboles, la luz del cielo al anochecer y la que llega de las farolas.

Esas mismas calles que van poblándose de hojas caídas de los árboles porque, también ellos, notan que el cambio de estación ha llegado y empiezan a caer en ese dulce sueño en el que se mantendrán hasta la próxima primavera.

Me gustan estos días. ¿A tí no?

Título de la foto: Calle mojada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Amigos que me siguen